sábado, 30 de agosto de 2008

Gags para reírse a carcajadas

Bueno, voy a confesarme. Os cuelgo dos de los gags con los que más me he reído en mis 20 añitos, leyendo Mortadelo y Filemón. Igual soy un bicho raro, pero a mí me encantan. Si no veis bien las imágenes, pulsad sobre ellas.

El primero pertenece al Olé 57 "El transformador metabólico", página 1.

Vamos, es que cada vez que la leo suelto una carcajada, sin excepción. Lo primero, la llamarada que le deja a Mortadelo el ojo de luto. Luego, que si cuando intenta pegarle con el garrote, el Bacterio pega un portazo y deja a Mortadelo hecho un papel de barba. Pero lo mejor llega luego. Con una gran crueldad tira a Bacterio por la escalera de emergencia al haber cambiado el letrerito por el despacho del Súper. Pero encima Mortadelo se descojona, el tío. Y yo también, por supuesto. Aquí vemos la perversidad de Mortadelo, su crueldad con el profesor Bacterio.

Y la segunda imagen, perteneciente al álbum Olé 120 "20.000 leguas de viaje sibilino". Sí, Mortadelo y Filemón se resguardan de un león que les persigue subiéndose a un árbol. Los leones no saben trepar árboles, ellos están a salvo, pero...

Ay, ay, ay, Mortadelo, Filemón... ¡Qué descuidados que sois! ¿Es que no habíais pensado que es lo más normal del mundo que haya un ascensor instalado los árboles de la selva, como si una casa de viviendas se tratase, y que el león podría subir en él? Es que hay que decíroslo todo...

Vamos, que también me partí de risa con esta escena. Probablemente hay más, las colgaré más adelante, pero por algo hay que empezar. El que lea esta entrada, que deje en "comentarios" su opinión sobre si estos gags le hicieron gracia o no.

miércoles, 27 de agosto de 2008

Opinión sobre los apócrifos de MyF


Bien, antes de comenzar a opinar sobre los Olés actuales, uno por uno, quiero ponerme a despotricar sobre lo peor, lo más negro que ha pasado por los 50 años de Mortadelo y Filemón. Y es que los casi cinco años en los que fueron los apócrifos los que dibujaron y pusieron el guión a las historietas, es algo para olvidar. Si va a ponerse a leer alguien defensor de las historietas apócrifas, le aconsejo que deje de leer aquí.

Lo único que yo salvaría de la época apócrifa es el dibujo. La verdad es que los mortadelos de Ramón María Casanyes, el apócrifo más ilustre, estaban bastante bien dibujados. El detalle que más me gusta a mí personalmente es la forma de dibujar esas sonrisas tan perversas, que podemos ver por ejemplo en una de las historietas cortas de Casanyes titulada "Gamberradas en la nieve" (Olé 72). Pero no sólo Casanyes dibujó historietas de Mortadelo y Filemón. Hubo un autor todavía más detallista con los dibujos, Martínez Osete, que firmaba como Mart-Os. Probablemente, lo que este autor intentaba recuperar era el detallismo de las primeras historietas largas que dibujó Ibáñez a finales de los sesenta. Otro apócrifo, éste firmaba en su mayoría los guiones, era Jesús de Cos.

Pero es que las historietas apócrifas, a pesar de estar bien dibujadas, eran malísimas. De hecho, casi que me alegro de que en la Colección Olé actual haya muy pocas, sólo algunas cortas al final de los tebeos, a excepción de una larga: "El caso de los párvulos". Pero todas esas cortas son extremadamente malas. No entiendo cómo se han podido recuperar historietas tan pésimas como "La bolsa o la vida" (Olé 62) o "Una fiesta de alto copete" (Olé 63). Éstas dos son sólo ejemplos de las catastróficas historietas que acabaron de hundir a una editorial Bruguera, que tuvo su mercido al quebrar. Nunca debería haberse quedado con los derechos de los personajes de un gran Ibáñez, que hasta el año 1985 dibujó unas historietas excepcionales. Probablemente los lectores de las revistas de Bruguera de entonces no se explicaron como bajó tan repentinamente la calidad de los mortadelos, ya que Bruguera hacía creer que los personajes seguían siendo de Ibáñez. Los mortadelos que publicó Bruguera a partir del año 1985 iban firmados por un tal "Bruguera equip".

Dentro de lo rematadamente malas que son las historietas apócrifas, podríamos salvar alguna que otra, pero de las largas. Hay alguna historieta como "El caso de los párvulos", que, aun siendo también bastante mala, se deja leer. Y lo mismo seguramente ocurre con otras que todavía no he leído, pero las sigo buscando. Por comparar, yo diría que las mejores apócrifas apenas superan a la peor de Ibáñez, que es "Bajo el bramido del trueno". La verdad es que si yo estoy buscando las historietas apócrifas es por leerlas y comparar, porque ya sé que me voy a encontrar un material de bastante baja calidad.

Pero, pese lo que nos pese, el problema es que estas historietas apócrifas, pese a lo malas que son, siguen siendo mortadelos. Falsos, pero mortadelos. Y por eso, cuando en el foro proponen hacer una recopilación de todas las historietas apócrifas, yo siempre estoy a favor.

El problema es que el caso "historietas apócrifas" no acabó cuando Ibáñez ingresó en Ediciones B, en 1987. Ibáñez se estuvo apoyando en colaboradores todavía tres años más, con lo que la mayoría de historietas publicadas entre 1987 y 1990 no son originales de Ibáñez, aunque estampó su firma en ellas. Así se explica que en esos años también haya historietas de bastante baja calidad, como son "El rescate botarate" o "El profeta Jeremías". Se nota por el dibujo, y por el guión, que tiene expresiones impropias de nuestro Ibáñez. Todo este rollo apocrifero terminó en 1990, cuando Ibáñez retomó por completo su obra, y nos devolvió los mortadelos que no se veían desde hacía 5 años. Y ya desde entonces, no ha vuelto a haber intrusos dibujando a Mortadelo y Filemón, y me alegro de que no haya sido así, si no, hubiera dejado de comprarlos. Parece ser que lo único que no hace Ibáñez es el entintado, pero es para ahorrar tiempo, así salen más historietas en menos tiempo. Por supuesto, esperamos disfrutar de mortadelos ORIGINALES durante mucho más tiempo. Y ya veremos lo que pasa cuando Ibáñez deje de dibujar, que por supuesto esperamos que falten muchos años para ese acontecimiento. Larga vida a MyF.

lunes, 25 de agosto de 2008

Castellón en MyF (II)

Después de la alegría de la supercopa de esta noche (Hala Madrid), me entran más ganas todavía de escribir una entradita. Enhorabuena a todos los madridistas, como yo.

Bueno, vamos a seguir con el tema de las menciones a las ciudades en las historietas de Mortadelo y Filemón. Y es que la que puse hace unos días no fue la única que existe, he encontrado otra y Raúl1981, miembro del foro de laTIA.com, me ha recordado una tercera.

La primera, como ya dijimos, se encuentra en la historieta larga "Clínicas antibirria". Podéis ver la imagen aquí.

La segunda, que me la recordó muy amablemente Raul1981 (un saludo para él), se encuentra en el reciente álbum "El señor de los Ladrillos". Mortadelo y Filemón viajan a las islas Columbretes (cerca de Benicàssim) junto al señor Ladríllez, creyendo que son las Seychelles. Pero un labriego les dice que están en las Columbretes, a un tiro de piedra de Castellón... :D

Y la tercera, que se encuentra en "El atasco de influencias", cuando un tipejo de la nada (hablamos de la primera página) se convierte en un gran empresario de una empresa papelera llamada "Dagoberto"... En el cartelito que la anuncia pone Papelera Dagoberto S.A. - París - Londres - Castellón de la Plana.

Pero que quede claro que no es la única ciudad / provincia que menciona Ibáñez... Si miramos el mismísimo álbum de la "Vuelta", podremos encontrar Valencia, Málaga... incluso los propios ciclistas, incluídos Mortadelo y Filemón se internan en Port-Aventura, en la provincia de Tarragona, en el "Mundial 78" entran en la ciudad de Córdoba, en una historieta corta también se menciona Elche (Alicante)... Así queda demostrado que con los lugares de España Ibáñez también puede sacar unos gags muy buenos. Otro más: una de las contraseñas de las entradas secretas por las que Mortadelo y Filemón acceden a la T.I.A. es "En Albacete, son casi las siete".

Os pasaría un par de imágenes con las páginas de las menciones, pero el escáner me está haciendo la puñeta. Si en los próximos días consigo que funcione, las colgaré.

jueves, 21 de agosto de 2008

Ibáñez y el 11-S

Sé que no es un buen momomento para hablar de asuntos relacionados con aeropuestos y aviones, después de la desgracia de este 20 de agosto en el aeropuerto de Barajas en Madrid.

Pero es que este asunto me ha hecho recordar algo que debería haber puesto en el blog como una de las primeras entradas, aunque sabemos que no es ninguna novedad y que se ha repetido hasta la saciedad, pero es que es algo que no puede faltar en mi sección de curiosidades. Me estoy refiriendo a la predicción de Ibáñez sobre el asunto del 11 de septiembre en Nueva York, el atentado de Bin Landen sobre las Torres Gemelas. ¿Cómo es posible que ocho años antes de suceder, Ibáñez ya había dibujado en el álbum "35 aniversario" (Olé 77) una imagen en la que un avión está estrellado en una de las dos Torres Gemelas? Hombre, lo más normal es que haya sido casualidad.


Sé que si alguien está viendo esta imagen por primera vez creerá que está dibujada después de aquel fatídico 11 de septiembre de 2001. Pero nada más lejos de la realidad, la historieta donde se publicó esta página (la 44, la última) se editó en 1993 por primera vez, con la imagen ya incluida, tal y como la estáis viendo aquí. Lo único que queda es preguntarse si Ibáñez tiene poderes adivinatorios o si todo es mera casualidad. Yo me inclinaría más por lo segundo, no creo en poderes ocultos y cosas de esas, pero opiniones habrá para todos los gustos. Si alguien quiere dejar la suya, la sección comentarios está abierta.

martes, 19 de agosto de 2008

Nuevo álbum de MyF



Hoy nos hemos enterado de que se prepara para publicarse en octubre de este mismo año un nuevo álbum de Mortadelo y Filemón. Su título será "Gasolina... la ruina". Por supuesto, como cada vez que sale un nuevo cómic de Mortadelo y Filemón, esperamos mucho de él, reírnos, divertirnos y entretenernos. Por supuesto, agradezco a MyF88, miembro del foro de laTIA.com, que es el que nos pasó la exclusiva, todo el mérito es suyo. Para ver la página de la exclusiva, click aquí

No podemos adelantar todavía la portada porque no la conocemos, pero todo llegará a su debido tiempo.

lunes, 18 de agosto de 2008

Fútbol en MyF




No es un tema que se repita constantemente en los álbumes de Mortadelo y Filemón, pero realmente parece que Ibáñez no se olvida del deporte rey.

Hay varias referencias al fútbol en las historietas de mortadelo y Filemón, comenzando con los álbumes dedicados a los mundiales: 78, 82, El balón catastrófico, 82-BIS, 90 (corta), 94, 98, 2002 y 2006. Ibáñez también le dedica guiños a los equipos principales, como el Madrid o el Barça (Mortadelo: yo convencí al Figo ese para que viniera al Madrí). O incluso caricaturas de jugadores como Ronaldinho, en "El Kamikaze Regúlez". Pero no sólo de fútbol vive el hombre: también Ibáñez dedicó hace un año un álbum al baloncesto, "Eurobásket 2007", en el que apareció Pau Gasol caricaturizado como "Gasoil".

domingo, 17 de agosto de 2008

Opiniones Colección Olé MyF

Esta categoría la voy a dedicar a opinar sobre los Olés modernos de Ediciones B, de Mortadelo y Filemón. Cierto que ahora no tengo demasiado tiempo (puñeteros exámenes de septiembre), y el poco que tengo lo gasto en el foro de la T.I.A., así que tardaré algunos meses en comenzar a escribir en esta categoría. Pero ya voy advirtiendo para que el que lea esto se prepare. Al finalizar, tendremos 180 opiniones (de momento). A lo mejor soy un poco coñazo, pero el que las lea ya sabe a qué se atiene. Nadie está obligado. Lo único que voy a decir es si me parece bien o mal (a lo mejor los puntúo del 0 al 10) y si lo recomiendo. Por supuesto, comenzaremos con el nº 1: “Va la TIA y se pone al día”.

Por supuesto, este blog está abierto a comentarios de aquel que quiera dejarlos, sobre el Olé en cuestión. Todos los comentarios serán bien recibidos. Pronto empezaremos. ¡Hasta pronto!

Carpanta

Carpanta es un personaje de historietas creado por el dibujante español José Escobar Saliente, Escobar y que apareció por primera vez en la revista Pulgarcito en 1947.

El nombre del personaje procede de la voz coloquial “carpanta”, que significa, según el Diccionario de la lengua española, “hambre violenta”. Calmar el hambre es el único objetivo de Carpanta en todas sus historietas, y su empeño resulta constantemente frustrado. La serie refleja las durísimas circunstancias de la España de posguerra, aunque el tono de crítica social es bastante comedido, para eludir problemas con la censura franquista. De hecho, a finales de los cincuenta la censura estuvo a punto de cancelar la serie, aduciendo que “en la España de Franco nadie pasa hambre”. Afortunadamente Escobar suavizó sus guiones (por eso el personaje a menudo dice que tiene “apetito”, en vez de “hambre”) y la serie continuó publicándose en las revistas de Bruguera.

Según el crítico Javier Coma, un antecedente de Carpanta puede encontrarse en las tiras de prensa de Pete the Tramp (1932), de C.D. Rusell, protagonizadas por un vagabundo que recorre las calles en busca de comida en los años más duros de la Depresión. Otros autores lo han relacionado con los pícaros de la novela del Siglo de Oro español, con los que tiene en común esa necesidad perentoria de llenar el estómago, para remediar la cual, como ellos, se vale de mil y una argucias.

Carpanta es un hombre bajito, de edad indefinida; en su rostro destacan la nariz prominente característica de los personajes cómicos de Bruguera y una barba que recuerda un poco a la de Cantinflas. En la primera historieta de él que se conoce, “13 en la mesa” (1947), su atuendo es más bien propio de un mendigo, pero pronto Escobar le adjudicó su indumentaria característica: camiseta a rayas, cuello alto (hasta taparle la boca), pajarita y la cabeza cubierta con un sombrero canotier. Vive bajo un puente, sin familia y sin oficio, excepto el de ingeniárselas para comer, aunque en más de una ocasión podemos ver en sus aventuras intentos desesperados de conseguir dinero en trabajos como reportero, soplón (en una fabrica de botellas) o buscando el tesoro oculto de un castillo en ruinas.

El otro personaje importante de la serie es el orondo Protasio, amigo del protagonista, que no suele tener problemas para saciar su apetito. En varios episodios aparece en la serie su creador, Escobar, autocaricaturizado.

La popularidad de la serie durante los años cuarenta y cincuenta fue tan grande que algunos lectores llegaron a enviar comida o dinero a la redacción de Pulgarcito para remediar la situación de Carpanta. En 1960 se rodó una serie de televisión de trece episodios sobre el personaje.

Rigoberto Picaporte

Rigoberto Picaporte, solterón de mucho porte es el título de una serie de historietas cómicas creada por el dibujante Roberto Segura para la revista Pulgarcito en 1959.

La serie satiriza los empeños del protagonista, Rigoberto Picaporte, por casarse con la joven Curruquita Cencérrez, atractiva y de un nivel social superior, para lo cual hace lo imposible por agradarlas a ella y a su madre, doña Abelarda. Como es de prever en una historieta cómica de la escuela Bruguera, el protagonista termina a menudo ridiculizado y jamás consigue comprometerse con Curruquita. Se satiriza también en la serie el ambiente laboral (Rigoberto es oficinista, sometido al humor caprichoso de sus jefes). En general, la historieta tiene un marcado tono costumbrista.

Algunos personajes secundarios, además del propio Rigoberto, Curruquita y doña Abelarda son Eufemia, criada de Rigoberto, y Pepito, sobrino de Rigoberto.

Actualmente se puede encontrar editado en la colección Super Humor Clásicos número 4, editado por Ediciones B bajo el título Rigoberto Picaporte y Compañía.

Rompetechos

Rompetechos es un personaje ficticio de historieta del dibujante de cómics español Francisco Ibáñez.

Descripción

Rompetechos es un personaje cabezón, bajito, miope y despistado. Las historietas nos cuentan la vida de este personaje en la que se suceden situaciones graciosas provocadas por su falta de visión.

Rompetechos realiza acciones cotidianas, pero no salen como debieran ya que su miopía le hace ver el mundo de otra forma.

Creación

Según Francisco Ibáñez, el jefe Francisco Bruguera tenía una gran afición por un personaje de los comienzos del cine llamado Rompetechos, por lo que pidió a Ibáñez que dibujara un personaje con el mismo nombre. Ibáñez entonces le habría dado la vuelta a la orden creando un personaje bajito y miope.

Superlópez

Superlópez
Superlópez es el personaje protagonista de la serie de historietas del dibujante español Juan López (Jan) del mismo nombre.

Superlópez, a priori, parece similar a Superman. Al igual que él, procede de un planeta que fue destruido (Chitón en el caso de Superlópez, Krypton en el de Superman), y fue adoptado por padres humanos, pero en Barcelona, ocultándose bajo otra identidad, Juan López (curiosamente, el nombre de su creador), un gris oficinista.

Juan viene a ser el cuerdo en un mundo de locos, formado por su novia Luisa Lanas, (referencia a Lois Lane novia de Clark Kent-Superman), que detesta a Superlópez y en cambio ama a Juan, ignorando su otra identidad; su compañero de trabajo Jaime (referencia a Jimmy Olsen, compañero de Clark Kent) y su exigente jefe. A veces, su vida es una colección de trompazos mientras trata de averiguar en qué lío se ha metido, otras veces, es prácticamente un mero espectador de historias que les ocurren a otros.

Otros personajes son el inspector Hólmez (siempre sospechando de él), su joven e idealista hija Martha, y el experto en trastear con la tecnología Chico Humitsec.

Algunos de sus enemigos recurrentes son el profesor Escariano Avieso (inventor del circuito escarolitrópico gmnésico), la manipuladora Lady Araña, el gángster Al Trapone y el estafador Refuller D’Abastos.

En las aventuras del personaje, el autor ha introducido (al igual que han hecho otros autores) muchos personajes de otros autores. El autor (JAN), durante muchos años, para sobrevivir dibujó troquelados y demás sobre Heidi, Popeye, etc. Por ello es normal ver en alguna viñeta de los cómics, cual individuo de la ciudad, a Popeye, o a Heidi plasmada en alguna camiseta. En Monster Chapapote, aparece ‘Mister X’, personaje de Athos y Enrique Carlos, quienes tienen la propiedad intelectual de un personaje de JAN: Pun Tarrota.

Castellón en MyF

¡Qué alegría la primera vez que leí “Clínicas Antibirria”! ¡Y es que Ibáñez se acordó de mi ciudad natal y actual! Fíjense, fíjense:

No preocuparse los demás, seguramente Ibáñez ha mencionado muchas ciudades a lo largo de estos 50 años en Mortadelo y Filemón. Por ejemplo, en el álbum “La Vuelta” nombra varias.

El misterioso tema de las páginas de las historietas

Si habitualmente leemos a Mortadelo y Filemón quien más quien menos se habrá dado cuenta de que la inmensa mayoría de las historietas largas tienen 44 páginas. Hay excepciones, muy contadas, en las que se alargan hasta 48 (por ejemplo, “Clínicas antibirria”, “La ruta del yerbajo”, “Robots bestiajos”, “El señor Todoquisque). Incluso hay una, que fue la primera larga en publicarse, concretamente en 1969, que tiene 2 páginas más, probablemente porque no se había definido todavía el estándar de 44 páginas. Pero… ¡atención! Me imagino que alguien que esté leyendo esto habrá leído la historieta “La máquina del cambiazo”, ¿no? ¿Habéis contado el número de páginas? ¿Cuántas salen?

¡¡¡42!!! ¿Se equivocó Ibáñez al contar? ¿Se retiraron dos páginas por censura? Misterio, misterio…

Otra historieta curiosa es la de “El preboste de seguridad”. Originalmente tenía 24 páginas, pero se intentó alargar para hacerla igual de larga que las demás. Incluso se añadió una página extra entre las dos para disimularlo, lo que hicieron un total de 45. El alargamiento, como digo, de 21 páginas, tuvo el pseudotítulo de “Los Mandaos”, suponemos que dibujada posteriormente pero, al publicarse en la Colección Olé (el nº 44) se fusionaron las dos para componer una única historieta con el título de la primera: “El preboste de seguridad”.

Por supuesto, agradecer a los miembros del foro LaTIA.com por la información proporcionada.

Anacleto, agente secreto

Anacleto, agente secreto
“Anacleto, agente secreto” es una serie de historietas creada por Manuel Vázquez a mediados de los años 60 para las revistas de la Editorial Bruguera, y protagonizada por el personaje homónimo.

La serie es una parodia de las novelas y películas de espías; según algunos, el modelo de Anacleto sería James Bond; el propio Vázquez, sin embargo, aseguró en una ocasión que se había basado en Maxwell Smart, el protagonista de la serie televisiva Superagente 86. En Anacleto se hace uso continuado de todos los gags relacionados con el género: mensajes secretos, microfilms, agentes dobles, etc.

Anacleto se publicó en varias revistas de Bruguera, como Pulgarcito, El DDT, Din Dan, Gran Pulgarcito y Mortadelo.

El protagonista es un hombre joven, de pelo negro, con un característico mechón en el flequillo y nariz alargada. Viste traje negro con camisa blanca y pajarita. En la boca tiene permanentemente un cigarrillo. El otro personaje de la serie es el jefe de Anacleto, gordo, con la cabeza absolutamente calva y gafas. Para marcar iconográficamente la diferencia de status, el jefe fuma gruesos cigarros puros.

Uno de los temas recurrentes de la serie es la relación de Anacleto con su jefe. Éste manda a Anacleto a las misiones más difíciles, de las que sale frecuentemente mal parado, y le niega sistemáticamente los anticipos que su subordinado le solicita una y otra vez; por su parte, Anacleto procura engañar a su jefe siempre que puede. Este es el aspecto en que la serie toma un sesgo más costumbrista, e incluso de leve crítica social.

Los decorados, mayoritariamente urbanos, son minimalistas y esquemáticos, como es frecuente en la escuela Bruguera. Otro escenario frecuente es el desierto, en especial el del Gobi; acudir allí para realizar alguna misión es la fobia principal del protagonista.

En varias ocasiones “el malo” de la historieta es el propio autor, bajo el nombre de el malvado Vázquez.

Zipi y Zape

Zipi y Zape
Zipi y Zape constituyen desde finales de los años 1950 un referente en cuanto al cómic o “tebeo” español, creados por la mano de José Escobar. Este par de gemelos, que se distinguen entre sí por ser uno rubio (Zipi) y otro moreno (Zape), se caracterizaban principalmente por las endiabladas travesuras en que incurrían a la menor ocasión.

Otros personajes unidos a las aventuras de este dúo eran Don Pantuflo (padre de las criaturas y catedrático en Filatelia y Colombofilia), Doña Jaimita (la sufridora madre y abnegada ama de casa, según los cánones de la época), Peloto el adulador o «pelota» de la clase y enemigo acérrimo de los gemelos), Lechuzo, el leal aliado de Peloto, su superdotado primo Sapientín y su tía Miguelita o los señores Plómez (los amigos pesados de los padres que siempre llegan de visita en el momento más inoportuno). Otro personaje carismático es Don Minervo, el severo profesor del dúo.

“Zipi y Zape” es la segunda historieta española más traducida después de “Mortadelo y Filemón”. Las historietas suelen ser cortas, de entre 1 y 8 páginas, aunque también las hay de 44 o 48 como es el caso de “El tonel del tiempo”, y se recopilan en tebeos de tapa blanda de unas 60 páginas. También se han realizado videojuegos relacionados con las aventuras de Zipi y Zape.

Los nombres de los protagonistas provienen de la palabra zipizape, que significa “alboroto”.

Sir Tim O'Theo

Sir Tim O'Theo
Sir Tim O’ Theo es una serie de historietas creada por Raf, que apareció por primera vez en 1970 en las revistas Mortadelo y Super Mortadelo, de la Editorial Bruguera. Algunos de los guiones de estas historias son obra del escritor Andreu Martín.

Los personajes principales de esta historieta son Sir Tim O’Theo, aristócrata inglés de edad avanzada que vive de rentas y dedica su ocio a la resolución de enigmas, y su mayordomo Patson (evidente deformación del nombre del doctor Watson, compañero de Sherlock Holmes). Sir Tim O’Theo es calvo, con espesas cejas y un gran bigote blanco y monóculo. Característicos del personaje son también la gorra escocesa, a cuadros, y la pipa. Viste con elegancia británica, a menudo traje de tweed. La indumentaria de Patson es la característica de los mayordomos en los tebeos: chaleco a rayas, levita y corbata roja; destacan también en su apariencia las largas patillas y el sombrero hongo.

Otros personajes de la serie son:

-El fantasma Mac Latha, habitante indeseado de la residencia de Sir Tim, “Las Chimeneas” (o “The Chims”), aficionado, para desdicha del protagonista, a tocar la cornamusa a horas intempestivas. Sólo Sir Tim puede ver y oír a este fantasma, herencia de familia, lo que provoca con los otros personajes situaciones equívocas.

-Los policías locales: el sargento Blops, barrigón y bigotudo, aficionado a la lectura de novelas sobre platillos volantes, a trasegar pintas de cerveza en el pub local, “El Ave Turuta”, y a menudo blanco de las bromas del protagonista por su ineptitud; y su enclenque ayudante el agente Pitts, tan inepto como su jefe y que además debe aguantar las continuas burlas de éste por su pequeña estatura. Ambos llevan, por supuesto, como dignos miembros que son de Scotland Yard, el uniforme de los bobbies londinenses.

-Huggins es el propietario del pub “El Ave Turuta” (otras veces llamado “El Ave Locuela”, “El Ave Chiflada” o “The Crazy Bird”), al que los otros personajes acuden a saciar su sed, tanto de cerveza como de novedades.

-El burgomaestre cuyas funciones son las equivalentes a las de nuestros alcaldes, y que compensa su baja estatura con unas elevadas dosis de mal carácter.

-Lady Filstrup otra aristócrata del lugar, célebre por sus aburridas fiestas y por estar un poco colada por Sir Tim, al tiempo que esquiva los lances amorosos del Sargento Blops.

La acción se sitúa en el pueblo ficticio y típicamente británico de Bellotha Village, en las proximidades de Londres.

Las historietas son breves (la mayoría oscilan entre dos y seis páginas de extensión). En casi todas ellas, Sir Tim y Patson se enfrentan a un problema que parece insoluble, pero que al final se revela como banal.

Sir Tim O’Theo es una parodia tanto de las novelas policíacas clásicas como del carácter británico, ninguno de cuyos tópicos deja de explotar.

Pafman

Pafman
Pafman es un personaje creado por Joaquín Cera cuando formaba parte de la Editorial Bruguera, es una parodia de Batman. Está acompañado de su fiel ayudante Pafcat, un gato salido de la mutación de un amigo de Pafman y su gato doméstico (fueron metidos en una lavadora junto con 1 kg de plutonio) y en las nuevas entregas, también le acompaña su sobrina Tina Tonas y el profesor Fuyú, un anciano científico que chechea cuando habla y que tiene desde la historieta de su debut, “La noche de los vivos murientes” una mano de zombi agarrada a su cuello. Pafman y Pafcat viven en la ciudad de Logroño (vamos, lo mismo que Gotam —Ciudad Gótica—). Su enemigo es, normalmente, el “Enmascarado Negro”, un bandido vestido todo de negro y con una ene en el pecho. Nunca se le ha visto la cara, normalmente siempre lleva una capucha debajo de la otra.

Personajes secundarios habituales en Pafman: el capitán Europa, el profesor Sagitarius, el Manazas, el Dr. Pacostein, el malvado “multioficios” Malfendi… y el más importante, Mafrune, un personaje pluriempleado que hace de comisario, guardia de tráfico, asesino de personajes, padre de Sporty, presidente…

Las aventuras de Pafman aparecieron en los años 1980 en los Mortadelos, en un principio eran de dos páginas, más tarde aumentaron a 4. Después se realizaron recopilatorios en álbumes de Olé. Por último Cera dibujó la historieta titulada “El asesino de personajes”, esta historia todavía se puede encontrar en las tiendas, pero antes dibujó “El doctor Ganyuflo”

En el año 2004 Pafman volvio a las tiendas con una nueva historieta publicada por TOP COMIC “Pafman redevuelve”. Ahora Cera, su autor, debido a exigencias de la editorial, solo publica un comic por año, pero están mucho más trabajados que los que hacia en los 80.

Rompetechos (secundario)

Rompetechos
No es un personaje en sí de las historietas, ya que para eso tiene las suyas propias, pero también es un personaje muy recurrente en el mundo de Mortadelo y Filemón, sobre todo últimamente. Aparece en muchas ocasiones y protagoniza en general unos gags muy divertidos.

También aparecen, pero menos, el botones Sacarino, Pepe Gotera y Otilio, y demás personajes de Ibáñez.

Joaquín Cera

Joaquín Cera Barrios nació en Barcelona en 1967. Estudió en la Escola de Còmic Joso. Su obra tiene influencias tanto de Ibáñez como del Manga. Es creador de personajes tan famosos como Pafman o el Doctor Pacostein. Ambas fueron ublicadas en las revistas de historietas de Ediciones B, a finales de los años 80 y principios de los 90. La últimas histoireta corta de Pafman se publicó en enero del año 1996 en la revista Mortadelo Extra. Pafman es el personaje de Cera que más continuidad ha tenido y sigue en activo, porque Cera sigue pubicando un álbum por año.

Juan Carlos Ramis

Juan Carlos Ramis Jiménez nació en 1962 en Chantada (Lugo). Es un dibujante y guionista que ha publicado desde los 17 años en periódicos (Diari de Barcelona, El Periódico de Catalunya), revistas y especialmente en cómics infantiles y juveniles como Mortadelo, Zipi y Zape, Superlópez o TBO publicando más de 40 páginas mensuales entre 1987 y 1995. También en publicaciones para adultos como “El Jueves” o “Penthouse”. Entre sus personajes destacan “Sporty” y “Los Xunguis” (junto a Joaquín Cera).

Ha colaborado en la creación de varios libros de Mortadelo y Filemón con Francisco Ibáñez y además de su faceta como dibujante ha escrito también guiones para cine, televisión y dibujos animados.

Director General

El nombre del director General no lo sabemos, pero es otro de los personajes recurrentes. La curiosidad es que el director general no es el mismo personaje en todas las historietas en las que aparece. Existen incluso historietas publicadas en los años 70 en las que se considera que el Súper es el director general. Aun así, en las historietas más modernas, el director general aparece como un hombre mayor, calvo, con bigote blanco y gafas redondas.

Agente Bestiájez

Aunque con menos importancia, el agente Bestiájez también es un personaje recurrente en las historietas de Mortadelo y Filemón. Aparece en muchas ocasiones, y su principal función es ir a buscar a Mortadelo y Filemón cuando el Súper les encomenda una misión muy peligrosa que ellos rechazarían de inmediato o bien para probar un invento del profesor Bacterio. Es gordo y calvo.

Irma

Irma
Irma es otra secretaria, aunque no aparece tan frecuentemente como Ofelia. Es muy guapa, y tanto Mortadelo como Filemón se sienten atraidos por ella… lo cual provoca situaciones de tensión con Ofelia. Es un personaje menos asentado que el resto, ya que su primera aparición data de 1987. Desapareció una vez que Ibáñez retomó por completo su obra a primeros de los 90, y a causa de ello sabemos muy pocos datos sobre este personaje.

Ofelia

Ofelia
Ofelia Michelínez es la secretaria, una mujer de pelo rubio y rizado, grande y oronda enamorada de Mortadelo (pero no correspondida). Es frecuentemente frustrada, despreciada e insultada, tanto por Mortadelo como por Filemón, y responde con violencia. También tiene enfrentamientos con el Súper y con Bacterio. Viste con un traje rojo muy escotado y ajustado y botas negras.

Profesor Bacterio

Bacterio
El profesor Saturnino Bacterio es el típico profesor chiflado. Crea los inventos más inverosímiles, que rara vez funcionan como deberían. Tiene una gran barba negra, que los agentes, el Súper u Ofelia agarran con saña cuando sus inventos salen mal. Suele vestir con un traje de color verde.

El Súper

El Súper
El Súper, o Superintendente Vicente es el superintendente de la TIA. Encomienda las misiones a Mortadelo y Filemón. Lleva un poblado bigote y un traje azul. De entre los personajes habituales, es el de mayor grado jerárquico, pero en ocasiones le visitan sus superiores, normalmente el Director General. Su nombre completo es Vicente Ruínez.

Filemón

Filemón
Filemón Pi es el jefe de Mortadelo, aunque es un poco más bajo que éste. Tiene sólo dos pelos en la cabeza, y lleva una camisa blanca y un pantalón rojo, aunque en los primeros años de su publicación llevaba una gran pipa en la boca y un atuendo similar al de Sherlock Holmes. Es el que suele llevarse los golpes cuando algo sale mal (es decir, casi siempre). Como buen superior de Mortadelo, es un tipo culto y con gran sapiencia sobre prácticamente todo tipo de temas, como biología y geografía, aunque Ibáñez nos ha mostrado en los últimos tiempos que pueden llegar a ser los dos bastante “incultos”.

Mortadelo

Mortadelo
Mortadelo es alto, delgado y con una gran nariz. Es el rey del disfraz, capaz de transformarse, para asombro de todos, en cualquier cosa, desde un elefante hasta una campana. Tenía una portentosa melena negra (por la cual en su juventud lo llamaban Mortadelo “el Melenudo”) hasta que probó un invento del profesor Bacterio contra la caída del cabello. Se puede decir que desde entonces nunca más tuvo que preocuparse por su pelo. Lleva gafas y un traje negro con levita. En sus orígenes portaba un paraguas negro colgado del brazo y lucía un sombrero de donde siempre extraía los disfraces.

Víctor Mora

Víctor Mora Pujadas (Barcelona, 1931) es un guionista de cómics español, creador del Capitán Trueno y escritor.

Poco después de su nacimiento, su familia se traslada a Francia, donde el joven Víctor pasa su infancia. Tras el fallecimiento de su padre, regresan a Barcelona cuando Mora cuenta once años. Por motivos económicos, se ve obligado a trabajar en los oficios más diversos.

La carrera de Mora en el mundo de la historieta se inicia en 1948, cuando toma el relevo de Rafael González Martínez y de Francisco González Ledesma en la serie Doctor Niebla, dibujada por Francisco Hidalgo. En 1951, crea la serie Capitán Kerr para la revista Historietas, que -cosa inusual en su trayectoria- dibujaba él mismo.

En 1956, la Editorial Bruguera, que buscaba revalidar el éxito conseguido con la historieta de Iranzo El Cachorro, acepta publicar las aventuras de un nuevo personaje creado por Mora, ambientadas en la Edad Media, naciendo así el capitán Trueno, uno de los personajes más emblemáticos de la historieta española. Mora firma los guiones de la serie como “Víctor Alcázar”, y la parte gráfica es confiada a Miguel Ambrosio Zaragoza “Ambrós”. La serie tiene un éxito sin precedentes, sobrepasando los 350.000 ejemplares semanales en algunos momentos.

Miembro del PSUC, ese mismo año Mora y su compañera sentimental son detenidos por la policía franquista a causa de sus actividades políticas (”masonería y comunismo”, según el acta de la acusación) y pasan una breve temporada en prisión.

Dos años después, en 1958, Mora retoma la fórmula que tanto éxito le ha reportado con el Capitán Trueno, y crea una nueva serie: El Jabato, ambientada esta vez en época romana y dibujada por Francisco Darnís.

Desde 1960 simultanea su trabajo en los còmics con la narrativa. De esta fecha es su primer libro La víctima, una recopilación de cuentos. En 1962 se traslada a Francia, donde colabora con revistas como Vaillant, Pif y Pilote y escribe Els plàtans de Barcelona, que se editó inicialmente en París, en 1966, y ha sido traducido al castellano, alemán, rumano, húngaro y portugués.

En 1966 publica, en catalán, El café dels homes tristos, novela galardordana con el Premio Víctor Català. En 1968 crea para Bruguera una nueva serie, Roldán sin Miedo, ilustrada por Adolfo Usero, y en 1969, para la agencia Selecciones Ilustradas, escribe el western Sunday, al que dará vida en imágenes Víctor de la Fuente (después sustituido por su hermano, Ramón de la Fuente).

También en 1969 escribe los guiones de la serie de ciencia ficción Dani Futuro, dibujada por Carlos Giménez, que aparece en la revista Gaceta Junior, y, más adelante, en la revista belga Tintin. Para la revista francesa Pilote crea una historieta orientada al público adulto, Las crónicas del Sin Nombre (1974), ilustrada por Luis García.

Es autor, entre otros, de las siguientes novelas y recopilaciones de cuentos: La pluja morta, Barcelona, 1966; París, 1974; Perduts al pàrking (1974), El tramvia blau (1984), la serie “Corazón de Hierro” (compueta por distintas novelas como “El secreto de la dama enjaulada” y “El ogro de los Cárpatos”) y La dona dels ulls de pluja (1993), que ganó el premio Joan Crexells.

Jaume Rovira

Jaume Rovira es un dibujante de cómic nacido en Sentmenat (Barcelona) el 29 de junio, de 1951. Trabajó fundamentalmente para Editorial Bruguera y Ediciones B.

Biografía

Nació en Sentmenat (Barcelona) el 29 de junio, de 1951.

Estudió Filosofía y Literatura en la Universidad de Barcelona, así como Historia Contemporánea. Además de esto recibió clases de animación (con José Escobar), dibujo clásico y escritura de guiones de historietas. Hizo su debut en los tebeos en 1970, trabajando para revista infantil DDT.

Ya que cuando entró a trabajar en Bruguera fue discípulo de Vázquez, entintando sus dibujos, hay muchas influencias del mismo en sus dibujos.

Publicó sus trabajos en las revistas juveniles: Din-Dan, Revista Pulgarcito, Revista Tiovivo, Mortadelo, Garibolo, Zipi y Zape, TBO y Guai.

Para la Disney danesa dibujó a personajes como el Pato Donald, Muzzy, Opi e Ipo y Pato Kwak.

También fue dibujante freelance, y fruto de ello hay muchos pósters, ilustraciones e historietas.

Personajes a destacar:

* “Segis y Olivio, traperos de alivio”, 1971.
* “Cinco Amiguetes”.
* “Hotel Mediaestrella”.
* “Vicente, el dependiente”.
* “Piluca”.
* “Pepe”.
* “Pablito”.
* “Angel”.
* “Los dibujantes también lloran”.
* “Tardán de los monos”.
* “Drácula”.
* “Historias del Compact Disc”.
* “Obseso Pisafondo”.

sábado, 16 de agosto de 2008

Josep Coll

Josep Coll i Coll (Barcelona, 1923 - Barcelona, 14 de julio de 1984) fue un autor de historietas español.

Josep Coll procedía de una familia de clase media. A causa de las dificultades ocasionadas por la guerra civil, a los doce años comenzó a trabajar en una cantera. Sin embargo, fue capaz de compaginar el trabajo con los estudios en la Escuela Industrial y en la de Artes y Oficios de la ciudad condal.

Se inició en el tebeo hacia 1948, en revistas como Pocholo, Chispa, Mundo Infantil, PBT, Nicolás, KKO y La Risa. Su colaboración con la revista TBO se inició en 1949.

En las páginas de TBO, Coll se especializó en historietas sin personajes fijos, protagonizadas por arquetipos como el vagabundo, el náufrago, el caníbal, el motorista, el cazador y los porteadores africanos, etc. A menudo prescindía de los diálogos para la realización de sus historietas, que solían ser breves y de argumento sencillo y esquemático, que terminaba siempre con el fracaso del protagonista.

Además de para TBO, trabajó para otras revistas, en español y en catalán, como La Risa, Álex, Tururut o L’Infantil (para la que creó una de sus poquísimas series con personajes fijos: En Bufa i en Pumpun).

Entre 1964 y 1981 abandonó el tebeo para trabajar como albañil. Aunque pueda parecer increíble, a pesar de la fama conseguida por el autor, ganaba más en la construcción que dibujando sus historietas.

En los años 80, gracias sobre todo a la revista Cairo y a su editor Joan Navarro, se recuperó el trabajo de Coll, llegando a editarse una antología, De Coll a Coll (1984). Por entonces, el autor recibió múltiples homenajes. Sin embargo, se suicidó el 14 de julio de 1984 a causa de una fuerte depresión.

J. Bernet Toledano

Joan Bernet Toledano es un dibujante de historietas catalán. Nació el 6 de julio de 1924 en Barcelona, (España).

Ha publicado sus obras en revistas como TBO, Trinca, Mortadelo, DDT, Súper Pulgarcito, etc. Los personajes más conocidos que ha creado son Altamiro de la Cueva, ambientado en la Prehistoria y los de la serie Los guerrilleros, ambientado en la Guerra de Independencia Española. También ha trabajado con personajes creados por otros autores.

Su hermano Miguel Bernet Toledano, alias Jorge, es el creador de Doña Urraca en el tebeo Pulgarcito de Editorial Bruguera.

Marí Benejam

Benejam es el pseudónimo del autor de historietas Marí Benejam i Ferrer (Ciudadela, Menorca, 1890- Barcelona, 1975). Sus primeros seudónimos fueron Nino y Ferrer.

El nombre de Benejam está asociado con los personajes más populares de la revista TBO: La familia Ulises. Para la misma revista creó a Eustaquio Morcillón y su ayudante Babalí o Melitón Pérez. Continuó además la sección Los grandes inventos del TBO tras las etapas de Nit, Tínez y Tur. Junto con Urda fue uno de los dibujantes más prolíficos de la revista.

Enrich

Enrich es el pseudónimo con que solía firmar sus trabajos el autor de historietas español Enric de Manuel González (Venissieux, Francia, 1930). Se dedicó fundamentalmente a la historieta humorística.

Sus inicios como profesional de los tebeos tuvieron lugar en los inicios de los años 50. Colaboró con la revista Trampolín, para la que creó el personaje Ciriaco Majareto (1950). Otra creación suya es El pirata Malapata, para la revista Alex. Durante esa misma década colaboró en otras publicaciones, como Jaimito y Nicolás.

Empezó a trabajar para Editorial Bruguera en su departamento de publicidad, pero en 1957 se incorporó a la revista Tío Vivo, fundada por varios dibujantes que habían decidido abandonar la tutela de Bruguera. En Tío Vivo, Enrich creó al que acaso sea su personaje más recordado, El caco Bonifacio, un ladrón desesperadamente incompetente. La serie comenzó como un chiste de una sola viñeta en la contraportada de la revista, pero su éxito hizo que llegase a tener serie y página propias. Otras series de Enrich para la primera etapa de Tío Vivo fueron El doctor Perejil y Boliche. También fue director artístico de la revista durante dos años.

En 1961 dirigió la revista Rififí, de corta vida. Continuó trabajando para Bruguera durante la década de los 60, con personajes como Tontáinez (1965) o Don Inocencio (1968), para Pulgarcito, y Don Toribio, conserje (1966) o la parodia de ciencia-ficción 1X2 al invasor (1969), para la segunda etapa de Tío Vivo. Colaboró también en la revista Gina, con la serie Montse, amiga de los animales (1978).

Dibujó, tras la muerte de su creador, Guillermo Cifré, varias historietas de El repórter Tribulete, que por imposiciones de la editorial no podía firmar.

Jan

Juan López Fernández, conocido como Jan, es un historietista español (Toral de los Vados, comarca de El Bierzo, provincia de León, comunidad autónoma de Castilla y León, 13 de marzo de 1939). Autor de variopintos y carismáticos personajes, se ha convertido en un pilar del cómic de humor español por su uso del color y su humor tierno e inteligente.

Biografía

Jan nació en la localidad berciana de Toral de los Vados, pero en su pronta niñez Jan se traladó con su familia a Cataluña, residiendo en la ciudad de Barcelona.

Quedando completamente sordo desde los 6 años, sus padres le alentaron desde el principio para que se dedicara al dibujo, para lo que su carencia no suponía un problema. Después de estudiar delineación mecánica y trabajar en una fábrica de insignias y placas de metal, el autor leonés comenzó a partir de 1956 a trabajar profesionalmente en los Estudios Macián como rotulista aprendiendo el oficio de animador, al mismo tiempo que hacía sus primeros pinitos en el mundo del tebeo al colaborar con la revista “Yumbo”.

En 1959, al emigrar junto a su familia a Cuba, entra a trabajar en La Habana en la Televisión Cubana y más tarde en el ICAIC (Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos) como técnico asesor y dibujante animador. Compagina con estos trabajos la realización de cómics en varias publicaciones juveniles.

Diez años después, de vuelta a Barcelona casado y con dos hijos, consigue colocarse en la editorial Bruguera gracias a su amigo Miguel Pellicer, al que conoció en los Estudios Macián, que le dará trabajo realizando cuentos infantiles y troquelados. A su vez, va alternando su trabajo en Bruguera con otras revistas y editoriales menores como Gaceta Junior y Strong, que terminarán cerrando, creando personajes como “Sicodelic Hood”, parodia de Robin Hood, los Hermanos Rengifo o Lucas el Maldito.

En 1973 recibirá el encargo por parte de Antonio Martín de realizar una obra que sirviera de parodia a Superman para una pequeña editorial barcelonesa llamada Euredit. Basándose en chistes cortos, mudos, en formato apaisado y en blanco y negro. El protagonista de estas tiras es un esbozo en fase previa de su personaje más conocido: Superlópez.

En 1978 Bruguera le encarga un nuevo personaje para la editorial. Jan recupera a su personaje Superlópez para la ocasión, pero debido a las fuertes restricciones de la dirección renuncia a hacer los guiones, de los que se encargarán guionistas de la talla de Conti, que en la mayoría de los casos se negó a firmar o lo hizo con el seudónimo de Pepe o Pérez Navarro. Estas historias se caracterizan por estar realizadas en una página, con viñetas minúsculas y bajo la fuerte influencia de los ya desgastados chistes del humor de la escuela Bruguera.

Tras cambios en la dirección de la editorial Bruguera que permitieron a Jan tener más libertad en sus publicaciones, comenzará a trabajar con guiones de Pérez Navarro (que por aquel entonces firmaba como Efepé) en álbumes como Nosotros los Catalanes o Las aventuras de Pasolargo. Fue en esta época cuando los dos historietistas dan lugar a la versión definitiva de Superlópez: historias de 62 ó 48 páginas divididas en capítulos y con viñetas grandes a color, más próximas al modelo franco-belga que al español de entonces. Este personaje se convertirá en un referente en cuanto a las parodias de superhéroes americanos.

Tras tres números publicados, Jan decide prescindir de los guiones de Efepé y usar los suyos propios. Es entonces cuando las historias de Superlópez dejan de lado la parodia de superhéroes para meterse de forma progresiva en temáticas que más le interesan al autor. Jan iniciará sus guiones propios con historias humorísticas llena de detalles absurdos sobre la vida cotidiana de López (personalidad pública del personaje), combinándolo con elementos de ciencia ficción. Estos primeros números de los años ochenta serán los que den más fama al personaje y al autor y los más recordados por aquella generación que lo vio nacer.

Con la llegada de Superlópez a Ediciones B, Jan dará más importancia a las historias que le interesa contar que al personaje, llevándole de viajes turísticos muy documentados, protagonizando adaptaciones de clásicos como Viaje al centro de la Tierra o La Divina Comedia, haciendo crítica de la sociedad contemporánea (sectas, dictaduras, tráfico de inmigrantes, guerras, consumismo, etc.) y alternando todo esto con algunas historias de ciencia ficción. A día de hoy Superlópez es el único personaje de Jan que sigue gozando de continuidad, con más de 50 números a su espalda, aventuras infantiles de sus hijos mellizos incluidas, y una actual periodicidad semestral.

En 1982, Bruguera pidió a varios autores la creación de una mascota para su revista Pulgarcito. Jan presenta a un niño de nombre homónimo al de la revista que estaría inspirado en el famoso personaje de cuentos para niños pero traído a la época actual. Para sorpresa del autor, la dirección termina seleccionando a Pulgarcito, y tiene que paralizar la producción de Superlópez para realizar estas páginas. Ya que tanto el dibujo como los elaborados guiones y el entintado los realiza él mismo, y añadiendo que la periocidad de la publicación es semanal, Jan se ve obligado a hacer un trabajo extenuante y a paralizar por completo la producción de Superlópez. Tras un año trabajando en esta publicación, habiendo adaptado docenas de cuentos infantiles y escenarios de ciencia-ficción, decide dejarlo para seguir con Superlópez. Su hijo mayor llegó a realizar algunas historias de Pulgarcito, pero finalmente acabaría abandonando también este trabajo.

En 1985 cierra Bruguera, entonces la editorial más importante de España, por lo que tanto Jan como el resto de historietistas españoles pasan una mala época sustentándose a base de pequeños trabajos en otras editoriales. En el caso de Jan, publica el cómic erótico Laszivia en Norma Editorial, crea personajes como Cab Halloloco y Los últimos de Villapiñas para la revista Jauja o Superioribus para Forum. Gracias a estos trabajos y a su participación en los estudios Equip, consigue subsistir hasta la apertura en 1987 de Ediciones B, que publica una revista para Superlópez, continuando con este personaje y otras publicaciones esporádicas (como Pun Tarrrota o Super Tron) hasta la actualidad.

En mayo de 2002 recibe el Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona que reconoce toda su trayectoria profesional y en 2005 le es otorgado el Premi Ivà por el Ayuntamiento de Cornellà de Llobregat (Barcelona).

José Sanchis

José Sanchis Grau (Valencia, 19 de junio de 1932) es un autor de historietas español, creador, entre otros personajes, del gato Pumby.

Inició su carrera como profesional de los tebeos con sólo dieciséis años, en 1948, y poco después comenzó a trabajar para la revista Jaimito, de Editorial Valenciana, donde creó series humorísticas como El soldadito Pepe, El Capitán Mostachete, Miguelín y El Trenecito o Don Esperpento. A pesar de ser herido accidentalmente por arma de fuego en 1950, continuó dibujando para la editorial, en la que realizó obras como Marilín y la moda, para el semanario dirigido al público femenino Mariló.

En 1954, en el número 260 de la revista Jaimito, apareció su creación más destacada, el gato Pumby, en cuya serie el autor daba rienda suelta a su fantasía, consiguiendo muy pronto conectar con el público infantil. Tanto es así que pocos meses después, el 23 de abril de 1955, aparece una nueva revista con el nombre del personaje, Pumby, que llegaría a superar los mil números, y en diciembre de 1959 Super Pumby, en cuyas páginas el felino se transforma en un inusual superhéroe cuyos poderes proceden de la ingestión de zumo de naranja.

Durante los años 70 dibuja también para los tebeos de Editorial Valenciana historietas protagonizadas por el robot Mazinger Z, pero no versiones del manga original de Go Nagai, sino continuaciones de la película de actores reales de 1978 “The Iron Superman”, estrenada en España como “Mazinger Z, el robot de las estrellas”. En realidad es una película taiwanesa hecha con fragmentos de una película japonesa de 1974, “Suupa robotto Maha Baron”. Es la típica serie de imagen real de luchas de robots gigantes contra robots y monstruos. En la película, en las partes de imagen real se sustituyeron a los actores japoneses por nuevas grabaciones con actores taiwaneses [1]. El resultado es un desastre sin pies ni cabeza, como cabria esperar.

Sanchis colaboró intensamente en todas las publicaciones de Editorial Valenciana hasta su desaparición en 1984, pero esto no le impidió publicar trabajos en prensa o en revistas humorísticas de otras editoriales. Son destacables los personajes de Gaspar (suplemento infantil del diario Levante), Benjamín y su pandilla (para el semanario infantil Trampolín) o Robín Robot, que desarrolló sus aventuras en la revista Zipi y Zape de Editorial Bruguera a partir de 1970.

Tras la crisis del tebeo infantil ocasionada por los cierres de Editorial Valenciana y Editorial Bruguera Sanchis dejó de trabajar en la historieta durante unos años, pero regresó en 1991 con la serie Els Fills de Pumby (Los hijos de Pumby), publicada en la revista en lengua valenciana Camacuc. En 1993 publicó una historia de la Comunidad Valenciana en cómic protagonizada por Pumby, y en 1994 ilustró el Diccionari Illustrat de la Llengua Valenciana.

En 1996 fue galardonado con el Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona por su larga trayectoria en el mundo del tebeo. Ese mismo año crea una nueva cabecera, una vez más basada en su más célebre personaje, Kuasar Pumby.

En 2001, Sanchis obtuvo finalmente, tras varios juicios, los derechos de su personaje, que retenían los herederos de Editorial Valenciana.

Ángel Nadal

Ángel Nadal Quirch (Barcelona, 1930) es un autor de historietas español.

Comenzó a trabajar en la historieta en 1944 como ayudante de otros dibujantes. En 1946 publica algunos cuadernos de aventuras en la editorial Fantasio, como Azul y Tokán el invencible, aunque pronto orienta sus trabajos hacia la historieta de humor.

En la revista Jaimito de Editorial Valenciana publica en 1948 la serie Sindulfo Sacarina, y en 1948 comienza a trabajar para la Editorial Bruguera. En la revista Pulgarcito, de la editorial antes mencionada, crea varios personajes: Casildo Calasparra (1948), Sandalio Pergamín (1948), Don Folio (1951), Don Cloroformo (1951) y Pascual, criado leal (1953).

El estilo de sus trabajos para Bruguera es una mezcla de caricatura y realismo. Pronto destacó su capacidad para dibujar mujeres estilizadas y elegantes, que aparecieron en series como Rosita, la vampiresa (1951) y Marilín, chica moderna (1959). Otras series estaban dedicadas en exclusiva a sus dibujos de mujeres (Las mujeres de Nadal, 1954; Las chicas de Nadal, 1959). También desarrolló su talento en historietas costumbristas que reflejaban la vida de los matrimonios jóvenes de la época, como Matildita y Anacleto, un matrimonio completo, o Maripili y Gustavito, todavía sin pisito. A pesar de la ingenuidad de sus planteamientos, estas series no están exentas de un cierto tono crítico.

En 1960 abandona la editorial Bruguera y el mercado del cómic español y comienza a trabajar para agencias internacionales, como la británica Fleetway, para la que dibuja al personaje de Buster, en la revista homónima. A través de la agencia Barton Art, Nadal se introduce también en el mercado alemán, para el que desarrolla varias historietas de humor, publicadas en revistas como Primo y Zack. En los años 1970 dibuja a varios personajes de Disney, como Goofy y Mickey Mouse, para la editorial danesa Gutenberghus.

Manuel Vázquez

Manuel Vázquez Gallego (Madrid, 1930 - Barcelona, 1995) fue un dibujante y guionista de historietas español, uno de los más importantes del siglo XX.

Biografía

Su padre era un modesto trabajador ferroviario y sus abuelos habían sido sastres de la Casa Real. En su niñez se codeó con los humoristas Wenceslao Fernández Flórez y Enrique Jardiel Poncela, que eran amigos de la familia; este último imprimió en Vázquez su amor por el absurdo. Vázquez fue siempre, a pesar del oficio de sus abuelos, irreverente, marginal, bohemio e ideológicamente anarquista. Siempre atravesó problemas económicos, de los que salía con un descomunal talento para el sablazo y un ingenio fuera de lo común.

Inició su carrera en la década de 1940 como dibujante y guionista en Maravillas, suplemento infantil de la revista Flechas y Pelayos. A finales de la década se convirtió en uno de los principales autores de la barcelonesa Editorial Bruguera, en la que empezó a trabajar en 1947. En sus revistas Pulgarcito, El DDT, Tío Vivo y Mortadelo creó sus imaginativos y anárquicos personajes, entre ellos Mr. Lucky; Heliodoro Hipotenuso; Las Hermanas Gilda (dos solteronas: Leovigilda, delgada, agria y mandona, y Hermenegilda, gruesa, ingenua y dominada; Leovigilda intenta frustrar siempre a su hermana pequeña y ambas representan la frustración y represión sexual de posguerra); La familia Cebolleta (cuyo abuelo, obsesionado con contar batallitas, ha pasado al imaginario colectivo y a la lengua común a través de la frase hecha: “Cuentas más batallitas que el abuelo Cebolleta”); Ángel Siseñor; Feliciano; Arturito el Marcianito; La Osa Mayor, Agencia Teatral; La Familia Churumbel (unos gitanos que viven al margen de todo); La Abuelita Paz; Ali-Oli, Vendedor Oriental; Angelito (o Gugú); La Mansión de los Espectros; el Inspector O’Jal; el Inspector Yes; el Tío Vázquez (muy autobiográfico), o Anacleto, Agente Secreto.

En la revista Jauja, de ediciones Druida, Vázquez publicó la serie “Yo, dibujante al por mayor” e historietas como “La mirada” o “7 maneras de hacerse millonario”. También aparecen “Los casos de Ana y Cleto” (retitulado más tarde “Tita y Nic” para su publicación en otra editorial).

En su última etapa, tras la desaparición de Bruguera en 1986, se consagró al publico adulto con los álbumes ¡¡Vámonos al bingo!!, Historias verdes, Sábado sabadete, Gente peligrosa, Más gente peligrosa y personajes como Don Cornelio Ladilla y su Señora María, que formó una serie de varios álbumes. Colaboró también en publicaciones como El Papus o Makoki (con el pseudónimo de Sappo) y en el suplemento infantil de El País.

Ediciones Glénat editó la mayor parte de sus últimos trabajos. En 1990 fue galardonado por el conjunto de su obra en el Salón del Cómic de Barcelona. En junio de 1991 se estrenó en la sala Olimpia de Madrid Operación Ópera, espectáculo teatral montado por Ignacio Garcia May y Juan Antonio Vizcaíno. La obra tiene como protagonistas a Aniceto (Anacleto) y las hermanas Morgan (Las hermanas Gilda). Vázquez hizo unos excelentes decorados y ese mismo año realizó tiras de actualidad para El Observador.

Como curiosidad, cabe mencionar que en el número 6 del fanzine erótico granadino Espuma, publicado en 1995, aparece una historia de Vázquez realmente inusual. Se trata de una historieta pornográfica en la que el propio Vázquez anima a sus criaturas más conocidas: las Hermanas Gilda y Anacleto, a practicar un menage a trois, con resultados, como se puede esperar, escandalosos e inesperados. Ese mismo año fallece en Barcelona a los 65 años.

En 1996 o 1997 la gente de Ediciones Veleta consiguió que el Ayuntamiento de Granada le dedicara una calle de la ciudad a dicho dibujante. Al acto acudió su hijo al que se le dio una copia de la placa.

Roberto Segura

Roberto Segura Monje (Badalona, 1927) es un guionista y dibujante de historietas español, conocido por sus personajes cómicos para las revistas de Editorial Bruguera.

Segura comenzó a trabajar para Bruguera en 1957. Algunas de sus series más destacadas son:

* Rigoberto Picaporte, solterón de mucho porte (1957)
* Los señores de Alcorcón y el holgazán de Pepón (1959)
* Laurita Bombón, secretaria de dirección (1963)
* La panda (1969)
* Pepe Barrena (1969)

En su producción predominan las historietas de tipo costumbrista, que satirizan la realidad española de los 60 y 70.

Nené Estivill

Alejandro María Estivill (Pontevedra, 1926), más conocido como Nené Estivill, es un autor de historietas español, creador de personajes como Agamenón y La terrible Fifí.

Empezó su carrera como dibujante profesional durante los años 50, en revistas gallegas como Camino o Potosí, para las que creó sus primeras series: El malvado Doctor Cianuro y su ayudante Panduro y Cañete Camarón, deportista de afición. En 1956 fue contratado por Editorial Valenciana, y en el semanario Jaimito, de dicha editorial, publicó una nueva serie, La Bola, así como nuevas entregas de las aventuras de Cañete Camarón.

En 1958 comienza a trabajar para los semanarios de Editorial Bruguera, primero con chistes sueltos, y luego con las historietas La terrible Fifí (en Pulgarcito) y Silvano Mengano (en Can Can). La primera tuvo un gran éxito y se publicó en varias de las revistas de tebeos de Bruguera.

En 1961 aparece otro de sus grandes personajes: Agamenón, en la segunda etapa de la revista Tío Vivo. Fue una de las pocas historietas de Bruguera en que se mostró un ambiente rural.

Continuó trabajando como historietista hasta los años 70.

Guillermo Cifré

Guillermo Cifré Figuerola (Traiguera, Castellón, 1922 - Barcelona, 1962), conocido por su primer apellido, Cifré, fue un guionista y dibujante de historietas español, creador de algunos de los personajes más representativos de la llamada “escuela Bruguera”, como El repórter Tribulete y Don Furcio Buscabollos.

Comenzó su carrera, junto a otros futuros dibujantes de Bruguera, en los estudios de dibujos animados Chamartín, donde participó en la producción de series como Civilón y Garabatos. En 1947 empieza a trabajar para la editorial Bruguera, para la que crea las series El repórter Tribulete, que en todas partes se mete (1947), Las tremebundas fazañas de Don Furcio Buscabollos (1947), Cucufato Pi (1949) y Amapolo Nevera (1952). Publicó en varias revistas de la editorial, entre ellas Pulgarcito y El DDT.

En 1957, junto con otros compañeros de la editorial, José Peñarroya, Escobar, Carlos Conti y Eugenio Giner, crea una empresa independiente que comienza a publicar una nueva revista, Tío Vivo, manteniendo los esquemas típicos de las revistas Bruguera. Para esta revista, Cifré dibuja nuevos personajes, como Golondrino Pérez, Rosalía y El sabio Megatón, todos ellos de 1957. Tras el fracaso económico de Tío Vivo, vuelve a Bruguera, para la que continúa creando personajes, entre los que destaca Pepe Despiste (1959), Cepillo Chivátez (1960) y Don Tele (1960). Colabora además en otras publicaciones ajenas a la editorial, como el diario deportivo Dicen, para el que crea la tira cómica de Don Césped. A principios de los años sesenta realizó también algunos trabajos para revistas de historietas británicas.

Es el padre del también historietista Guillem Cifré.

Eugenio Giner

Eugenio Giner (Vinaroz, 16 de enero de 1924 - 31 de marzo de 1994) fue un guionista y dibujante de historietas español, conocido sobre todo por su obra El Inspector Dan de la Patrulla Volante.

La primera colaboración de Eugenio Giner con la Editorial Bruguera tuvo lugar en 1943, con la publicación de los cuadernillos Aventuras y viajes; sin embargo, su obra principal, El Inspector Dan de la Patrulla Volante, apareció en la remozada revista Pulgarcito de 1947. La idea original de la serie fue del director editorial de Bruguera, Rafael González Martínez, quien guionizó sus primeras entregas, pasando luego a ser sustituido por Francisco González Ledesma (conocido autor de novelas del Oeste bajo el pseudónimo de Silver Kane) y Víctor Mora (el futuro autor de El Capitán Trueno).

Eugenio Giner participó en 1957 junto con Peñarroya, Conti, Escobar y Cifré en la fundación de la revista independiente Tío Vivo, para la que creó una serie humorística, Lolita y Enrique se van a casar (1957), sobre los problemas de una pareja de novios en la preparación de su boda.

Tras el fracaso de la aventura independiente de Tío Vivo, Giner se trasladó a Londres, donde trabajó para la editorial Amalgamated Press. En 1961 regresó a España y reanudó su colaboración con Bruguera, especialmente en la revista para chicas Sissi. Años después abandonó los cómics para trabajar en la construcción, hasta que, en 1974, quedó parcialmente paralizado como consecuencia de una grave enfermedad, por lo que regresó a la historieta. En 1982 recuperó al personaje del inspector Dan.

Martz Schmidt

Martz Schmidt es el pseudónimo del artista español Gustavo Martínez Gómez (Cartagena, Murcia, 1922 - Elche, Alicante, 5 de enero de 1998), creador de personajes de tebeo humorístico como El doctor Cataplasma o El profesor Tragacanto.

Biografía

Nació en 1922, en Cartagena. Es aquí donde hace sus primeros trabajos.

Comenzó su andadura profesional en la historieta a finales de los años 1940, publicando historietas humorísticas en revistas como Nicolás, Florita o Paseo Infantil. Por esa misma época trabajó como ilustrador.

En 1949 se trasladó a Barcelona, donde realizó historietas para la Editorial Clíper, para la que creó personajes como Toribio, Doctor Cascarrabias o Pinocho. Dos años después, en 1951 entró a formar parte del plantel de dibujantes de Bruguera. Durante los años 1950 creó a numerosos personajes que forman parte de la memoria sentimental de generaciones de españoles. Destacan:

-Don Danubio, personaje influyente (1951).
-El doctor Cataplasma (1953).
-Troglodito (1957).
-El profesor Tragacanto y su clase que es de espanto (1959).

Alternó su trabajo como historietista durante esta década con otras actividades, como la escenografía, la pintura mural, o su integración en el grupo cultural La Buhardilla, en el que también participaban Lorenzo Gomis, Joan Perucho y Armando Matías Guiu. A principios de los 60, fundó el Martz Schmidt Studio, empresa de diseño y publicidad. A pesar de sus numerosas dedicaciones, no abandonó sus trabajos para las revistas de Bruguera, para quien continuó creando memorables personajes durante los años 1960, como:

-La pandilla Cu-Cux Plaf (1962): parodia de folletín juvenil en que unos niños metidos a detectives se enfrentan al malvado Fantomas Pérez.

-El Sheriff Chiquito, que es todo un gallito (1962).

-Don Trilita (1964).

Escribió también historietas para el personaje de Doña Urraca, tras la muerte de su creador, Jorge. Precisamente Doña Urraca es la protagonista de una de las más celebradas obras de historieta de Martz Schmidt, la historia Doña Urraca en el castillo de Nosferatu (1972), que apareció en la revista Súper Mortadelo. La obra tuvo problemas con la censura a causa de la aparición de unas atractivas vampiras, las Hijas de la Noche, por lo cual tuvo que interrumpirse su publicación en la página 24. Se trata de una parodia de la historieta de terror gótico, en la que aparecen, además de Doña Urraca, otros personajes de Schmidt, el profesor Tragacanto y su clase, y nuevas criaturas inspiradas en los clásicos del cine de terror, como Pakhoenstein y la condesa Nosferatu.

Martz Schmidt continuó trabajando para Bruguera durante las décadas de 1970 y 1980; en 1985, sin embargo, debido a los problemas económicos de la editorial, traslada su serie Cleopatra, reina de Egipto de la revista Mortadelo a Guai!, nueva y efímera cabecera cómica de la Editorial Grijalbo. A continuación siguió trabajando para Ediciones B, empresa que asumió la continuación de Bruguera, con nuevos personajes como Deliranta Rococó.

Gustavo Martínez Gómez murió en Elche el 5 de enero de 1998, víctima de un cáncer de pulmón.

Personajes más importantes:

* El profesor Tragacanto.
* El doctor Cataplasma.
* Don Usurio.
* Don Prudencio.
* Don Danubio.
* Troglodito.
* El sheriff chiquito.
* Polvorilla.
* Camello Majareto.
* El doctor cascarrabias.
* Deliranta Rococó.
* La pandilla Cu-Cux-Plaf.
* También dibujó a Doña Urraca tras la muerte del dibujante original, Jorge.

Alfons Figueras

Alfons Figueras i Fontanals (Villanueva y Geltrú, Barcelona, 15 de octubre de 1922) es un guionista y dibujante de historietas español, creador de personajes como Aspirino y Colodión y Topolino, el último héroe.

En su pueblo natal conoce a Salvador Mestres, quien le pone en contacto con el mundo del cómic. Aunque durante la guerra civil trabaja en diversas publicaciones, es en los años 40 cuando se inicia como profesional en el mundo de la historieta, trabajando para las editoriales Marco, Bruguera e Hispano Americana. De esta última publicó varios trabajos en la revista Leyendas Infantiles, donde, entre otras cosas, se ocupaba de calcar páginas a color de los clásicos norteamericanos (Flash Gordon, Tarzán, Terry y los piratas, etc), para poder imprimirlas después en blanco y negro. En esta ocupación coincidió con otros famosos dibujantes, como Juan García Iranzo.

Entre 1946 y 1947 publica varias series de historieta de dibujo realista, como Mysto (revista Chicos, 1946), Mr. Radar (revista El Coyote, 1947) y El Hombre Eléctrico (también en El Coyote, ese mismo año). Tras estas publicaciones, abandona definitivamente el estilo realista para centrarse en la historieta humorística.

Entre 1948 y 1956 Figueras realiza medio centenar de series diferentes para semanarios humorísticos, entre las que destacan:

* Napulión (revista KKO, 1948)
* Pistolini Lupo (revista Historietas, 1949)
* Gummo (revista Chicos, 1949)
* Tonty (revista Búfalo, 1950)
* Rubin Ruud (revista Cubilete, 1950)
* Loony (revista Nicolás, 1951)
* Simplicio (revista Aventurero, 1952)
* ¡Qué guerra! (revista Nicolás, 1952)
* Pipo y Teka (revista Yumbo, 1956)

En 1956 se traslada a Venezuela, país en el que residirá durante doce años, para trabajar en unos estudios de dibujos animados. Al regresar, sigue trabajando en la animación, pero una serie de fracasos le empuja a volver a la historieta. Vuelve a trabajar para las revistas de Bruguera, para las que crea algunos de sus personajes más conocidos, como:

* Aspirino y Colodión (1967)

* Harry Cawallo (1968)

* Topolino, el último héroe (1968)

* Cine Locuras (1969)

* Don Terrible Buñuelos (1975)

Figueras compatibiliza estos trabajos con la realización de tiras de prensa, como Don Plácido (1970), para La Vanguardia, o El Bon Jan (1976) y Mr. Hyde (1987), para Avui.

En 1988 colabora en la remozada TBO de Ediciones B con nuevas series, como Fortunato o Historias extraordinarias.

Ese mismo año, obtuvo el Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona.

El estilo de Figueras, con una marcada predilección por el humor surrealista y fantástico, resulta inusual en el marco de la historieta humorística española. En su obra han tenido una gran influencia el cine cómico mudo, el cine fantástico, las novelas de género y los cómics clásicos norteamericanos, como la tira cómica Krazy Kat, de George Herriman.

Jorge

Miguel Bernet Toledano (Barcelona, 1921 - 1960), fue un autor de historietas español que solía utilizar el seudónimo de Jorge, creador del personaje Doña Urraca.

Cuando empezó la guerra civil española, Bernet contaba sólo quince años; a pesar de ello, falsificó su edad para alistarse como voluntario en el ejército republicano. Tras la derrota de la República pasó por varios campos de concentración en Francia, antes de regresar a España, donde tuvo que servir en un batallón disciplinario y luego en la marina para purgar su pasado de combatiente republicano.

A principios de los años 1940 se inicia profesionalmente en la historieta, con trabajos para diversas editoriales, entre ellas Bruguera. En 1944 adopta el seudónimo de Jorge, por el que es más conocido, a raíz del nacimiento de su hijo, el futuro historietista de prestigio Jordi Bernet. En esta época colabora en varios cuadernos de aventuras de Bruguera, como Viajes y aventuras, Superhombres y Tom Mix. En 1947 forma parte de la plantilla inicial de la revista Pulgarcito, que por entonces vuelve a publicarse con regularidad. Para el mencionado semanario crea series humorísticas como Melindro Gutiérrez (1947), El vagabundo Mostacho (1947), Leovigildo Viruta (1947), Las fascinantes aventuras de Tallarín López (1948), Orlando Cucala (1948) y la célebre Doña Urraca (1948), uno de los personajes más característicos de lo que se ha dado en llamar “escuela Bruguera”.

Durante los años cincuenta continuó trabajando para Bruguera, con nuevas series como Sisebuto, detective astuto (1953), Margarita Gutiérrez, la dama de los cabellos (1958) o Doña Filo y sus hermanas, señoras bastante llanas (1959). Poco antes de su muerte, se adhirió a un nuevo proyecto, la revista Pepe Cola, que no tuvo éxito.

Hermano del autor de cómics Joan Bernet Toledano y padre del también historietista Jordi Bernet.

Juan Iranzo

Juan García Iranzo ( 20 de septiembre de 1918 - Caracas, 3 de febrero de 1998) fue un guionista y dibujante de historietas de Venezuela, creador de El Cachorro.

A la muerte de su padre, en 1928, se traslada a Barcelona, donde cursa estudios de Bellas Artes hasta la Guerra Civil. Tras la contienda, inicia su carrera profesional en el campo de la animación, trabajando tanto para Dibsono Films como para Dibujos Animados Chamartín. Entre 1942 y 1944 participa en la creación de los cortometrajes Garabato y Civilón, junto a otros futuros autores clave de la historieta de la época, como Escobar, Cifré y Conti. En 1944 comienza a trabajar en la historieta, creando dos series para la revista Leyendas Infantiles, de Hispano Americana de Ediciones: el western Dick Norton, el héroe del Far West y la humorística Antonio Barbas Heredia. Por esa misma época colabora habitualmente en la revista Chicos, para la que escribe y dibuja varias series de aventuras, como La ciudad del gong (1944), El pirata desconocido (1945) y La cruz de fuego (1945), que firma con el segundo apellido de su madre, como J. Iribarren.

En la primera mitad de los años cuarenta varias editoriales de historieta comienzan a explotar el formato de cuadernos de aventuras apaisados, de origen italiano, consagrados a un solo personaje. En este formato, Iranzo crea para la Editorial Toray la serie El capitán Coraje (1944), de la que se publicaron 43 números y tres almanaques. En 1947 acepta la propuesta de Editorial Bruguera para incorporarse al equipo de colaboradores del semanario humorístico Pulgarcito, al que aporta las historietas cómicas de La familia Pepe, y colabora también con otras revistas de humor, como Chispa y Garabatos.

Desde 1949 continúa alternando los cómics de aventuras con las historietas humorísticas. Entre los primeros destacan:

* Rayo Kit (Toray, 1949)

* El Cachorro (Bruguera, 1951)

* El Capitán Veneno (revista Trampolín, 1951)

* Herencia accidentada (Editorial Iranzo, 1959)

* Dick Relámpago, el rey de la pradera (Toray, 1960)

Las historietas humorísticas más destacadas en estos años fueron:

* La familia Castaña (revista Chispa, 1949)

* Perico y Frescales, los dos iguales (revista Trampolín, 1951)

* Listón y Tarugo (revista Trampolín, 1952)

* Don Generoso (revista Pulgarcito, 1954)

* Violeto García (Suplementos de Historieta de El DDT, 1959)

Realizó también dos series de ciencia-ficción: Kosman (Editorial Iranzo, 1960) y Aventuras de Pepito Rayo y Nina (Toray, 1946).

Durante las décadas siguientes, Iranzo continuó su abundante producción historietística, recuperando al personaje de Dick Norton, en 1975 y realizando colaboraciones humorísticas para la revista Tele-Radio. A finales de los años 1980 dibujó en la revista Makoki la parodia Don Cipote de la Mancha. Poco antes de su muerte estaba volviendo a trabajar en uno de sus clásicos, La familia Pepe.

Carlos Conti

Carlos Conti Alcántara (Barcelona, 28 de agosto de 1916 - 15 de septiembre de 1975) fue un guionista y dibujante de historietas español, creador, entre otros, del personaje El loco Carioco.

En los años 30 trabajó como agente de seguros, actividad que fue interrumpida por la Guerra Civil, durante la cual combatió en el ejército republicano. Tras la contienda, colaboró como ilustrador para varias revistas (entre ellas la recién aparecida Hola). En 1949 comenzó a publicar en la revista Pulgarcito la serie que le daría mayor celebridad, El loco Carioco. Otros personajes suyos nacidos en estos años fueron: Mi tío Magdaleno (1951), Apolino Tarúguez, hombre de negocios y La vida adormilada de Morfeo Pérez (1952). Esta última era una serie inusual en los tebeos de la época, ya que ponía en escena las alocadas ensoñaciones del mediocre protagonista, si bien la última viñeta lo devolvía inexorablemente a su frustrante realidad. Además de su labor como creador de historietas, Conti se especializó en la creación de chistes gráficos para varias revistas de la Editorial Bruguera. En 1957, junto con Peñarroya, Escobar, Cifré y Giner, también dibujantes de la editorial, crea una empresa independiente que publica la revista Tío Vivo, en la que Conti oficia de director artístico. Tras el fracaso de Tío Vivo, continúa colaborando para Bruguera, con personajes como Don Alirón y la ciencia-ficción (1969) y El doctor No y su ayudante Sí (1970). Es el autor de los primeros guiones para Superlópez, de Jan.

También colaboró en ABC, Blanco y Negro, Leyendas Infantiles, El Coyote, TBO y muchas otras revistas

José Peñarroya

José Peñarroya Peñarroya (Forcall, Castellón, 1910-Barcelona, 1975) fue un guionista y dibujante de historietas español, creador de célebres personajes como Don Pío, Gordito Relleno y Don Berrinche.

Durante la guerra civil española fue combatiente en el ejército republicano. En la primera posguerra trabajó en los estudios de animación Chamartín, donde participó en la creación de varios cortometrajes. En 1947 comienza a colaborar con la Editorial Bruguera, para la que crea a Don Pío (1947), Calixto (1947), Gordito Relleno (1948) y Don Berrinche (1948). Colabora en varias revistas de la editorial, sobre todo Pulgarcito y El DDT. En 1957 se asocia con los también dibujantes de Bruguera Cifré, Conti, Escobar y Giner para crear una empresa autogestionaria, D.E.R., editora de la revista Tío Vivo. Dado que los derechos de sus personajes los posee Bruguera, Peñarroya crea nuevas series, entre las que destaca La familia Pi (1957), que tiene evidentes similitudes con su Don Pío. La empresa fracasa y tanto Peñarroya como sus compañeros optan por volver a trabajar para Bruguera. En su segunda etapa en la editorial destacan las series Pepe, el hincha (1962), fruto de su pasión por el fútbol; Pitagorín (1966), protagonizada por un niño superdotado; y Rudesindo el bucanero, un tipo de cuerpo entero (1966).

Raf

Raf es el pseudónimo del autor de historietas Joan Rafart i Roldán (Barcelona, 1928-1997), quien utilizó también otros pseudónimos menos conocidos como Dino o Roldán.

Inicia su carrera en los años cincuenta en la serie de aventuras El Zorro. Pronto abandona el estilo realista en el sus trabajos y se concentra en su estilo más humorístico. Comienza a colaborar en la revista La Risa con las siguientes series:

* La vida aborregada de Borrego (1952)
* Levy Berzotas (1953)
* Sherlock Gómez (1958)
* Mr. Cha-cha-cha, Director de Cine (1958)

En esa época colabora también con TBO firmando sus trabajos como Roldán.

Sus trabajos más conocidos son los que realiza para la Editorial Bruguera a partir de 1957. Entre 1957 y 1959 colabora en varias revistas de esta editorial, como El DDT, Pulgarcito y Tío Vivo, a las que aporta, entre otras, las siguientes series:

* Campeonio (1957)
* Doña Lío Portapartes, señora con malas artes (1958)
* Don Pelmazo Bla, bla, bla… y las mil latas que da (1959)

En 1959 Raf deja Bruguera y realiza trabajos para agencias internacionales, que se publican en varios países de Europa e Hispanoamérica. En 1965 vuelve a publicar en TBO como Roldán creando a Don Jerónimo, jefe de cocina. A finales de los sesenta, vuelve a colaborar en las revistas de Bruguera. En esta segunda etapa destacan:

* Doña Tecla Bisturín, enfermera de postín (1968)
* Flash, el fotógrafo (1969)
* Manolón, conductor de camión (1969)

En esta época, su personaje más destacado es sin duda Sir Tim O’Theo (1970), historieta que parodia tanto la novela policiaca como las rarezas del carácter británico. Es el trabajo más exitoso y recordado de Raf.

A partir del año 1986 colabora con la revista Guai! con la serie Mirlowe y Violeta, también parodia de novelas policíacas, y para la revista TBO. Para la revista de historietas de terror Creepy crea la serie paródica Zomby y el gato, con guiones de Antonio Segura. En esta época se inician también sus trabajos para los semanarios satíricos El Jueves y Puta Mili, fundamentalmente las serie La fragata capadora y Coñas marineras, orientadas a un público adulto.

En 1992 recibió el Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona, por el conjunto de su obra.

Continuó colaborando con revistas de historieta hasta su muerte, el 13 de octubre de 1997.

Sus obras más destacables son:

* La vida aborregada de Borrego (1952)
* Levy Berzotas (1953)
* Campeonio (1957)
* Doña Lío Portapartes, señora con malas artes (1958)
* Sherlock Gómez (1958)
* Mr. Cha-cha-cha, Director de Cine (1958)
* Don Pelmazo Bla, bla, bla… y las mil latas que da (1959)
* Don Jerónimo, jefe de cocina (1965).
* Doña Tecla Bisturín, enfermera de postín (1968) (Ole, Bruguera).
* Flash, el fotógrafo (1969).
* Manolón, conductor de camión (1969) (Ole, Bruguera).
* Sir Tim O’Theo (Ole, Bruguera) (1970).
* Mirlowe y Violeta (1986) (Guai) .
* Zomby y el gato (1986).
* La fragata capadora (1986) .
* Coñas marineras (1986) .

José Escobar

José Escobar Saliente (o Josep Escobar i Saliente) (Barcelona, 22 de octubre de 1908 - 31 de marzo de 1994) fue un autor de historietas español que firmaba como Escobar. Especialmente conocido por algunas de sus creaciones, como Zipi y Zape y Carpanta, está considerado uno de los más importantes humoristas del tebeo español de todos los tiempos.

Infancia y juventud

Su niñez y juventud transcurrieron en Granollers, donde su padre estaba destinado como funcionario de correos.
A los 10 Años comienza el bachillerato, pero suspende el segundo curso. Comienza a trabajar a los 12 en la delegación tabacalera de Granollers, y más tarde, despachando en una farmacia. A los 14 años era repartidor de telégrafos, y en 1925 aprobó unas oposiciones a correos, llegando a ser oficial de correos en la estafeta de Granollers en 1926.

Inicios y Guerra Civil

En los años veinte comienza su carrera como dibujante, simultaneando con su puesto de funcionario de correos. trabajando en revistas catalanas como Virolet, La Gralla, Diari de Granollers. La primera revista de gran tirada con la que colaboró fue Sigronet, publicada por El Gato Negro, editorial antecesora de Bruguera. Durante esta década también pertenece un grupo de teatro aficionado.

Durante los años treinta colaboró en varias revistas, como Papitu, Pocholo, TBO , L’Esquellot y L’Esquella de la Torratxa.

Miembro del Sindicato de Dibujantes Profesionales, al término de la Guerra Civil española fue depurado del servicio de correos y condenado a seis años y un día de prisión por motivos políticos. Permaneció en la cárcel durante un año y medio, hasta noviembre de 1940, en que salió en régimen de libertad controlada. El propio Escobar explicó después que en la cárcel obtenía algún dinero haciendo caricaturas a los otros presos, que no firmaba con su propio nombre, sino con el pseudónimo de Rebec (en catalán, travieso).

Se mantuvo alejado de la historieta hasta 1944, cuando comenzó a colaborar en revistas como Leyendas Infantiles y El Aventurero, ambas publicadas por Hispano Americana de Ediciones.

Etapa Pulgarcito

En 1947 reaparece la revista Pulgarcito, y Escobar forma parte del grupo de sus primeros colaboradores. Entre 1947 y 1948 crea para esta revista a sus personajes más recordados, los gemelos Zipi y Zape y el eterno hambriento Carpanta, símbolo de las penurias económicas de la posguerra española. Para la revista El Campeón, también de Bruguera, dibuja en 1948 a los gángsters Tres Pelos y Kid Pantera, y colabora en la sección Loquilandia, junto con Cifré y Peñarroya. Durante los años cincuenta, la actividad de Escobar se centra en las revistas de Bruguera, con series como Doña Tula, suegra (1951), serie que tuvo problemas con la censura por mostrar las relaciones matrimoniales como problemáticas, y Petra, criada para todo (1954).

Etapa Tío Vivo

En 1957, junto con los también dibujantes de Bruguera Cifré, Peñarroya, Conti y Giner, participa en la creación de una editorial independiente, que publicará la revista Tío Vivo. En esta revista Escobar publica las series Blasa, portera de su casa, El mago Assieres y El profesor Tenebro, todas ellas de 1957.

Tras el fracaso de la empresa, y la absorción de Tío Vivo por Bruguera, Escobar vuelve a trabajar para la editorial barcelonesa, donde continúa creando nuevos personajes, entre los que destacan Filomeno y su taxi Genovevo (1963), Don Óptimo y Don Pésimo (1964) y Plim, el magno (1969); sin embargo, dedica la mayor parte de su tiempo a desarrollar las aventuras de sus personajes de mayor éxito, Zipi y Zape y Carpanta. Los gemelos llegan incluso a tener revista propia a partir de 1971.

Años ochenta

En los años ochenta, el declive económico de Bruguera, le lleva, igual que a otros compañeros suyos como Ibáñez, a probar fortuna con una nueva revista, Guai!, publicada por la Editorial Grijalbo, para la que dibuja a los hermanos Terre y Moto, dos gemelos traviesos obviamente basados en Zipi y Zape.

Al adquirir Ediciones B el fondo editorial de Bruguera, Escobar regresa a sus personajes clásicos. Continuó trabajando en la historieta, a pesar de su avanzada edad, hasta su muerte en 1994.

Francisco Ibáñez

Francisco Ibáñez Talavera (Barcelona, 15 de marzo de 1936), es un historietista español, creador de multitud de series humorísticas, como la popular Mortadelo y Filemón. En España, muchas de sus series se perciben todavía como un icono esencial de varias generaciones y muchos otros dibujantes de cómic posteriores reconocen su enorme influencia.

Biografía

Francisco Ibáñez trabajó en un banco mientras publicaba sus primeros dibujos, hasta que en 1957, decidió dedicarse por completo a la historieta y entró a formar parte de la plantilla de la editorial Bruguera, de la que se convertiría en uno de los autores clave.

En 1958 aparece la primera entrega de Mortadelo y Filemón en la revista Pulgarcito. Desde entonces y durante la década de los años 1960, Ibáñez va creando algunos de sus mejores personajes para diferentes revistas de la editorial: La familia Trapisonda (Pulgarcito nº 1418, 7 de julio de 1958), 13, Rue del Percebe (Tío Vivo, 1961), El botones Sacarino (El DDT, 1963), Rompetechos (Tío Vivo, 1964) y Pepe Gotera y Otilio (Tío Vivo, 1966).

En 1985 Ibáñez abandonó la editorial Bruguera y comenzó a trabajar para Grijalbo. Bruguera se había quedado con los derechos de sus personajes, de modo que Ibáñez tiene que crear nuevos caracteres para la revista Guai!: así nacieron Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo y más tarde 7, Rebolling Street.

En 1988 entró a formar parte de Ediciones B, editorial que heredó los derechos retenidos por Bruguera y desde entonces realiza 6 nuevos álbumes de Mortadelo y Filemón por año donde aparecen abundantes elementos de la actualidad y de las modas del momento en que los crea.

En 1994 recibió el Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona por conjunto de su obra y en 2001 le fue otorgada la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

Los personajes más importantes de Ibáñez son:

Mortadelo y Filemón, agencia de información (1958).
La familia Trapisonda, un grupito que es la monda (1958)
13, Rue del Percebe (1961)
Godofredo y Pascualino viven del deporte fino (1961)
Ande, ríase usté con el arca de Noé (1961)
El botones Sacarino (1963)
Rompetechos (1964)
Pepe Gotera y Otilio chapuzas a domicilio (1966)
Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo (1985)
7, Rebolling Street (1987)
Doña Pura y Doña Pera vecinas de la escalera
Don Pedrito que está como nunca
El doctor Esparadrapo y su ayudante Gazapo
Tete Cohete
Uhu y el niño prudencio


viernes, 15 de agosto de 2008

Sobre mí (o biografía)

Nací en la localidad castellonense de Castellón un soleado 3 de mayo de 1988, y ya de pequeño mostré cierta atracción por los tebeos ya que con cinco o seis años ya devoraba Mortadelos... casi sin saber leer.

He estudiado en el colegio A. Armelles, el Instituto V. Castell y actualmente curso licenciatura en Químicas en la Universidad de la maravillosa ciudad de Castellón. Aspiro a ser químico en un futuro no demasiado lejano...

Pero todo esto no quita para que me guste el cómic. Odio dibujar y colorear, pero claro, Mortadelo y Filemón me han hecho reír tanto que no he podido casi parar en los últimos quince años. Hasta me he aficionado a casi todo el cómic (excepto el Manga, qué mal me caen los japoneses, beeej).