sábado, 26 de diciembre de 2009

Mi regalito

Aunque ya lo dije, y aunque ya ha pasado el día, feliz navidad a todos. ¿Qué os ha traído Papá Noel a vosotros? Mi regalo tiene que ver con Mortadelo y Filemón... Se trata de un calendario de sobremesa que se publicó en el mes de octubre.
Aunque también había una versión de pared más grande y más barata, al tener sólo doce hojas, vienen muchísimas menos viñetas... Por eso me quedé con esta. Nada, a partir del próximo viernes, la luciré en mi mesa del ordenador durante todo un año. Y os recuerdo que encima de la CPU del ordenador siguen estando mis muñecos de los dos personajes... Además, no sé si dije que tengo colgado en la puerta el póster de Chicha Tato y Clodoveo que venía con el Super Humor 46... Estoy Ibañecizando mi habitación... jajajaja.

Nos vemos pronto.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Portadas navideñas

Ahora que se acercan las navidades, os dejo por aquí tres portaditas navideñas que he encontrado rebuscando por ahí... Las tres han sido publicadas en revistas "Mortadelo".
Espero, durante estas vacaciones, liquidar un par de Olés más. También espero escribir otra entradita antes del día de Navidad. Sin embargo, si eso no ocurriera, ya aprovecho para desearos feliz navidad a todos los lectores del blog.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Dos novedades más que interesantes

Este próximo mes de enero me va a tocar desembolsar algo más de lo que tenía previsto en cómics. Más que nada porque preveía que el Olé nº 185 llegaría en febrero. Pero no, aquí lo tenemos.
Otra buena noticia, es que, a pesar del nuevo año, sigue sin haber aumento de precio: nos seguirá costando los 4 € de los últimos dos años. Sabiendo que sólo falta un mes, esperemos que pase lo antes posible. Lo encontraremos en las tiendas a partir del 13 de enero.

Además del Olé que me iba a comprar sí o sí, también tenemos una novedad la mar de interesante: un Super Humor dedicado a una serie de Ibáñez bastante desconocida, publicada en su etapa en Grijalbo: 7 Rebolling Street. Poco sé acerca de esta serie, más que es una casa al estilo 13 Rue del Percebe pero más grande, y que el vecindario también está algo chalado.

En principio, suponemos que se trata de un integral con la información que se nos ha dado, pero una vez lo compre, podré comprobarlo. Al igual que adquirí el tomo de Chicha, Tato y Clodoveo, este tomo me resulta en especial interesante por mi ignorancia al respecto. Bueno, esta portada sí que la tenemos más grandecita...
Disponible el 20 de enero por 17 €. Será el número 48 de la actual colección Super Humor. Pues nada, en cuanto lo veamos, a por él.

martes, 8 de diciembre de 2009

Olé 008: La Gomeztroika

Hoy vamos con el octavo Olé. No me quiero extender mucho, que no son horas. Bueno, después de ese "paréntesis" que supuso el Olé 7 en este principio de la colección, volvemos a la época de los apócrifos de Ediciones B, con su consiguiente bajada general de calidad.

Sin embargo, esta historieta larga no es tan infumable como otras llámense "El gran sarao" o "El profeta Jeremías". Aquí encontramos algunos chistes simpáticos que valen la pena. Al menos yo me lo pasé bastante bien leyendo este álbum.

Bueno, para ponernos un poco en posición, decir que en esta ocasión la misión que el Súper encomenda a nuestros agentes es la de ir a Chirimoyandia, donde el general Obundio Gómez intenta ir democratizando el país con la Gomeztroika, al estilo "Gorbachov". Allí tendrán que vigilar que ninguno de sus ministros. Sin embargo, es el jefe de personal (junto al ministro del interior) que manda vigilar a los ministros a Mortadelo y Filemón el que está tras la trama, como podemos comprobar en el último episodio de la historieta.

Aunque esta vez no voy a ir episodio por episodio, ya que todos tienen una estructura parecida, más o menos así:
1. El jefe de personal manda a Mortadelo y Filemón a vigilar a uno de los ministros. 2. El ministro sufre penurias de todas clases gracias a los dos agentes 3. Llega la catástrofe final, donde normalmente sale muy mal parado el ministro. 4. La habitual persecución, esta vez jefe de personal-Mortadelo y Filemón.
sí que quiero destacar algún que otro chistecito que nos puede recordar a muchas otras ocasiones, más o menos cuando la gente ya se conoce a los dos agentes...
A mi juicio, el episodio más divertido es el último, donde a causa de que Mortadelo y Filemón están a punto de pillarlos a los dos con la conversación sobre el golpe de estado (jefe de personal y ministro del interior),
el citado ministro intenta eliminar a los nuestros dos agente para borrar las posibles huellas de su trama... Sin embargo el ministro recibe lo suyo, al estilo del conocida historieta corta "Filemón contra Mortadelo", donde Filemón se lleva todos los porrazos al intentar cargarse a Mortadelo... Pues algo parecido. Al final del episodio y de la historieta el general Gómez lee la carta y considera a nuestros agentes implicados en la principal trama, con la consecutiva y también habitual persecución del Súper de la última viñeta.

Como digo, a pesar de ser apócrifa, es una historieta muy agradable de leer y con bastantes chistes simpáticos, sobretodo los del final. Por eso lo puedo poner casi al nivel (o quizá más) que la anterior, la tergiversicina. Le doy un 8.

De nuevo, después de la larga tenemos un trozo de otra historieta apócrifa a la que Ediciones B no ha querido dedicarle un tomo exclusivo... Seguiremos sin saber la razón, pero es lo que hay. En este caso, nos encontramos con las 12 primeras páginas de una historieta bastante aceptable de argumento, aunque no tanto con los chistes ni el dibujo, que se nota demasiado que no es de Ibáñez... Hablamos de La maldición gitana, donde el Súper sufre una maldición de una gitana cabreada porque el Súper le salpicó al pasar con su coche sobre un charco... Esa maldición hace que al Súper le vayan saliendo cachos de animales... En estos dos primeros episodios de la historieta, vemos cómo le sale una cola de cocodrilo y unas orejas bastante grandecitas... digamos de "elefante".
Y ya para terminar, una de esas cortas con las que cuesta reírse de lo flojas que son... Claramente apócrifa y con escasa gracia, El Antídoto, que por desgracia no tiene absolutamente nada que ver con la larga del mismo nombre. Aquí Mortadelo y Filemón tienen que recuperar el antídoto para las orejas de burro que le salen al Súper gracias a un invento del Bacterio... Esta es de esas, que como dije en alguna otra ocasión, cuando no tenía idea de apócrifos ni nada, creía que la había dibujado Ibáñez "en un mal día". Pues ahí queda eso. Próxima entrega: El candidato.

martes, 1 de diciembre de 2009

Un caserón de peliculón

Hoy hablaremos un poco de 13 Rue del Percebe. Y es que los Olés 20 y 40 están dedicados íntegramente a esta serie de Ibáñez, una serie que vale la pena. En cuanto a las imágenes, cuelgo la de la primera página de esta serie, publicada en la revista Tío Vivo el 6 de marzo de 1961. Decir también que, al ser tan grande, la divido en dos partes...
En el ático, a la izquierda tenemos al moroso más famoso del cómic español. Sabemos que se llama Manolo (y pensamos que puede ser un homenaje a Manuel Vázquez). Se dedica a pedir prestado dinero y luego inventarse mil excusas para no devolvérselo a los sufridos acreedores, que suelen ocupar la parte derecha de la planta más alta de la casa. Podemos destacar también que esos mencionados intentos tienen éxito la inmensa mayoría de veces.

En la parte derecha del ático, además de donde suele estar la cola de acreedores, está la típica imagen del ratón y el gato, aunque si os digo la verdad, me compadezco del pobre gato... Creo que en todas (o casi) las páginas de 13 Rue es el gato el que sale mal parado. Aunque normalmente se sitúan a la derecha, en esta página podemos observarlos en el tejado encima de la casa del moroso, en una situación como la que he descrito.

Seguimos bajando, y en la tercera planta a la izquierda nos encontramos con el ladrón, cuyo nombre es Ceferino Raffles (que creemos que puede ser un homenaje a Raf, de ahí ese apellido). Muchas de las veces roba cosas inútiles, y en otras su esposa intenta hacerle ver que está cegato, porque a menudo se ven confusiones al más puro estilo Rompetechos.

En la misma tercera planta, a la derecha, vive una familia. Pero no es una familia cualquiera... Decir que la madre (Benita) sale prácticamente en todas las páginas mientras que el padre es justo al revés. Pero ahí lo importante son los niños. En principio eran seis hermanos, cinco niños pequeños y la hermana mayor, quien sufre junto a sus novios las gamberradas de los niños en las primeras páginas de la serie. Más tarde fueron descendiendo el número de niños, generalizándose un estándar de tres niños, aunque en ocasiones yo haya llegado a ver sólo dos.

Más abajo, en la segunda planta a la izquierda, encontramos a una mujer bastante mayor que es miembro de la protectora de animales. Aunque a lo largo de las numerosas páginas de la serie podemos encontrar muchos tipos de animales en su casa, la inmensa mayoría son gatos. La mayoría gatuna la podemos ver en la imagen, aunque también hay una jaula con un loro colgadaen la ventana.

A la derecha de esta señora nos encontramos con una vivienda que ha pasado por varias etapas, generalmente tres. La primera, en la que estaba ocupada por un científico chiflado al que en muchas ocasiones le acompañaba un monstruo estilo "Frankenstein" fabricado por él mismo. Ese monstruo protagoniza escenas bastante divertidas. Posteriormente, el científico se tuvo que mudar por supuestos "problemas de tamaño", aunque en realidad suponemos que fue a causa de la censura que Ibáñez no pudo seguir con él. En la segunda etapa, la vivienda está vacía, y podemos observar cómo la portera (luego hablamos de ella) intenta estafar a los posibles compradores haciéndoles ver las inexistentes comodidades de la casa. Y finalmente se hace con ella un sastre que no termina de contentar a sus clientes con los trajes que hace...

Ya en la primera planta, a la derecha nos encontramos con un veterinario también bastante incompetente, como podemos comprobar en muchas ocasiones. Rara vez los animales terminan bien parados cuando pasan por manos de este doctor. En ocasiones se aprovecha de los animales que le llevan en beneficio propio, costándole un cabreo del dueño del animal.

En el primero derecha nos encontramos con una pensión, pero una pensión que podríamos calificar casi peor que "El Calvario", donde residen Mortadelo y Filemón. La patrona de la pensión, llamada doña Leonor, se aprovecha de los huéspedes que aloja poniéndoles el precio más alto posible con las menos comodidades que le sea posible. Yo sigo sin entender cómo los huéspedes siguen quedándose allí...

Ya en el bajo, nos encontramos a la derecha una tienda de ultramarinos. Se supone de ultramarinos porque ha sido de todo: carnicería, frutería, verdulería, lechería, quesería... Vamos, que el tendero ha vendido de todo. Para rematar ya la faena, en la nuevapágina que publicó Ibáñez en el 2002 con motivo de la publicación del Super Humor 35 (en mi posesión), la tienda se convierte en un supermercado, y el tendero está cobrando en la caja... Y el tendero, don Senén. Es un tipo de lo más tacaño y estafador que se puede echar a la cara una humilde ama de casa como las que van a comprar ahí habitualmente...

A la derecha de la tienda, está la portería, con la sufridora portera, que ya son ganas de trabajar en una casa como esa... A la hora de la administración de la comunidad, también le gusta sacar provecho, como muchos otros habitantes de la casa... También tenemos el ascensor, que funciona bien una de cada 100 veces, y casi en la mitad de páginas está en reparación... Y ya en la calle, aunque también formando parte de nuestra comunidad de vecinos, vive Doroteo Hurón (también se le llama don Topo). En concreto, vive en la alcantarilla.

Y ya sólo me queda por comentar que en algunas ocasiones vemos personajes como Rompetechos o Mortadelo pulular por la casa... Aparte de una arañita que encontramos a veces en alguno de los pisos, que también llama la atención... Por mi parte, después de Mortadelo y Filemón y Rompetechos, es la serie de Ibáñez que más me gusta.

domingo, 22 de noviembre de 2009

¿Llueve o no llueve?

Bueno, quiero hoy comentar algo sobre lo que me quedé con las ganas la semana pasada, al comentar la Tergiversicina. Es simplemente una muestra más de la falta de continuidad en las historietas de Ibáñez, lo único es que esta vez ocurre dentro de la misma historieta.

Situémonos: nos encontramos en el último episodio de la historieta. Aparece Mortadelo llevando un paraguas chorrenta que deja en la lengua tiesa del Súper al confundirla con una percha.+
Y en la página siguiente, nos encontramos con que Mortadelo y Filemón van ya a cumplir la misión, resulta que hace buen día...
Ya no sé si esto puede ser un despiste de Ibáñez, o que lo haya hecho conscientemente, como si en dos minutos hubiera cambiado radicalmente el tiempo. Porque recordemos que Mortadelo dice que está lloviendo a cántaros...

domingo, 15 de noviembre de 2009

Olé 007: La tergiversicina

Puede que ésta sea una de las historietas menos apócrifas de las largas que hemos mencionado hasta ahora aquí... Aun sin ser ninguna maravilla, La tergiversicina es una historieta divertidísima. Y la califico así porque los gags de los desastres causados por la tergiversicina despiertan carcajadas fácilmente.

El tema principal de la historieta es un nuevo experimento fallido del Bacterio. Un gas para que los mecanismos funcionasen mejor terminó siendo otro gas que lo hace funcionar todo a la inversa... Vamos, un caos. Pero un caos que despierta muchas risas...

Para empezar, nos encontramos con una pequeña introducción. Una sola página donde se explica un poquito lo que son las tergiversaciones... o también podemos llamarlos "malentendidos". Después podemos observar sus primeros efectos en la TIA. Sólo con la tergiversicina podrían explicarse hechos como éstos:
Ver cosas que pasan justo al revés de lo que consideraríamos normal, como mínimo, nos habrá llamado la atención a todos los que hemos leído la historieta. Por cierto, como curiosidad, en la imagen anterior, en la quinta viñeta podemos observar a nuestro amigo...
En este mismo episodio nos encontramos con uno de los gags escatológicos que se nos han hecho un poco más habituales en los últimos años... Un poco asquerosillo, pero bueno... No se repite demasiado a lo largo de la historieta, así que perdonaremos a Ibáñez.

Y es que los gags directamente relacionados con los efectos de la tergiversicina son muy abundantes. En el segundo capítulo, nuestros agentes tienen que ir a un hospital donde está ingresado el ladrón que robó la fórmula y los restos de gas de la tergiversicina... Si a esos efectos les sumamos la presencia de nuestros agentes, yo creo que podremos imaginar las cosas que llegan a pasar en el mencionado hospital... Y el final de este segundo episodio nos trae otra sorpresa: el tipo en el que se centran las trastadas de Mortadelo y Filemón resulta ser el cuñado del Súper. Así que la última viñeta es previsible. "¡Los encontraréeee!"

El tercer episodio es una nueva búsqueda del caco de la tergiversicina, esta vez visto en la calle del Nabo. Nueva oleada de gags de la tergiversicina, como por ejemplo cuando el Súper se echa gotitas en el oído para evitar la inflamación del ídem, y resulta que se le vuelven unos orejones de Dumbo... O cuando toman un coche y se ha tergiversado la dirección... Que por cierto, este último viene con una pequeña mención política, como se puede ver...

El cuarto episodio transcurre entre la TIA y el intento de Mortadelo y Filemón de llevar al Súper de llevar al hospital, porque éste se ha vuelto invisible a causa de la tergiversicina. Se supone que con un spray debían quitarle el bulto que tenía en la cabeza, pero en vez de eso se quedó el bulto y desapareció el Súper... Antes de eso podemos observar los efectos de la sauna que ha sufrido los efluvios de la tergiversicina previamente... En este episodio, se "olvidan" del caco y se centran en el Súper.

En el quinto episodio, Mortadelo y Filemón vuelven a la carga para intentar atrapar al caco. Esta vez, es en el aeropuerto. Sin duda, aquí lo más divertido es el momento en el que nuestros agentes cogen el avión... Yo, personalmente, cada vez que MyF cogen un avión me lo paso bomba... Y en esta ocasión tenemos el añadido de que al avión le ha afectado la tergiversicina... Divertidísimo, en serio.

Y en el último episodio, la localización es una estación de trenes, aunque en realidad la acción apenas transcurre allí. Me hizo gracia en especial la imagen que tenéis a la derecha... Y bueno, finalmente Mortadelo y Filemón, sí que atrapan al ladrón de la tergiversicina, gracias a un exterminador de insectos... Claro, en vez de eliminarlos hizo que se fortalecieran, y ya os podéis imaginar...

En cuanto al final de la historieta, bueno, tampoco es una novedad demasiado grande... El Súper abre una botella de whisky, que (qué casualidad, señores) estaba llena de tergiversicina... Y claro, todos convertidos en camellos (por la rectitud, imagino).

En general, como ya he dicho, es una historieta muy divertida. Los gags son para partirse de risa, y, según quién la lea, tanto gag relacionado con lo mismo le puede resultar repetitivo. Eso ya depende del lector y su exigencia. Pienso que quizá se pudo enfocar de otra manera la historieta, pero aun así me lo pasé muy bien. Un 7.

Luego de la larga, tenemos un par de historietas cortas de principios de los años 90, también bastante potables. La primera, "Los cegatos" en la que Rompetechos cobra bastante protagonismo, y nuestros agentes son las víctimas. Y luego, "Los superhéroes", en la que Mortadelo y Filemón tienen que demostrar que están ahí "desfaciendo entuertos" ya que para los demás los años pasan sin remedio...

Un buen Olé que tenemos entre manos. Próxima entrega, "La Gomeztroika". Hasta pronto.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Radovan Karadzic

Como esta última semana se ha vuelto a poner de actualidad el tema Radovan Karadzic (el juicio y demás), he querido recordar su aparición más famosa en Mortadelo y Filemón.
Por si alguien no la recuerda, el cómic en la que se encuentra esta aparición es "La prensa cardiovascular" (Olé 118). Aquí, Karadzic es el único responsable de la trama de las fotografías íntimas vendidas a la prensa... La historieta no acaba muy bien para él, ya veremos el juicio.

sábado, 31 de octubre de 2009

Mis nuevas adquisiciones

Al igual que hice el año pasado a estas alturas del año, me he acercado a la feria del libro antiguo y de ocasión que hay instalada en el centro de Castellón y que estará abierta durante las próximas dos semanas. Y al igual que el año pasado me compré dos pequeños cómics de Zipi y Zape de Cera y Ramis, éste año me he pillado dos Olés antiguos de Ediciones B. Hay que aprovechar estas ocasiones, porque me han costado dos euros cada uno...

El primero, uno de Deliranta Rococó (Schmidt) numerado como 318-V.2. Está fechado en agosto de 1988 y su precio original es de 275 pesetas (1,65 €)
Y el segundo, uno de Sporty (Ramis) numerado como 414-V.23. La fecha es de abril de 1992 y el precio original es el mismo que el anterior.
Mi pequeña colección de cómics (sin contar los Olés actuales de MyF) va aumentando poquito a poco... En una próxima entrada os detallaré todo lo que tengo. Hasta la próxima.

domingo, 25 de octubre de 2009

Olé 006: Armas con bicho

Hoy, el sexto Olé. Según las firmas que aparecen a lo largo de la historieta, parece ser que ésta fue dibujada en el mismo año de mi nacimiento, o sea, 1988. Lo que quiere decir que es de la misma época que las 5 anteriores ya comentadas. Y, al igual que las 5 anteriores, no es ninguna maravilla. En dibujo y guión se vuelve a notar que no es lo que estamos acostumbrados en otros álbumes (sí, vale, en el dibujo ya sabemos que no entinta Ibáñez, pero es diferente a los demás...). El guión y los gags también son algo flojetes, a pesar de que encontramos alguno simpático.

En cuanto al argumento principal de la historieta, bueno... Lo primero que nos encontramos es una introducción un poco bestia y algo escatológica... Os dejo un ejemplo de cada cosa:

Pues bien, lo que es el argumento principal no es demasiado novedoso. Una vez más, Mortadelo y Filemón tienen que probar inventos del profesor Bacterio. En este caso armas, aunque ese añadido de "con bicho" no es exacto como veremos después. Bueno, con este argumento, no podía faltar la típica huida de Mortadelo y Filemón cuando el Súper les informa de su nueva misión. Sin embargo, en este caso es diferente, ya que se trata de una "huida" de la vida para evitar el sufrimiento... Por ejemplo:
En cuanto a las armas, bueno... La primera es una sardina que supuestamente se come Mortadelo al tener hambre y encontrársela en un bocadillo... El final de capítulo, el típico: la bomba explota en la TIA porque al final la sardina se la comió el gato y Filemón le sacude una patada...

La segunda, un mosquito que suelta un fluido que le da a la vuelta a las cosas... Un poco surrealista, pero bueno. Nuevamente, va dando la vuelta a las cosas por ahí, y al final, al igual que en el episodio anterior, afecta al edificio de la TIA directamente...
Después, un pavo que al cacarear estira el cuello de la gente. Resulta que en este episodio vuelve a aparecer nuestro admirado personaje. En esta ocasión se llama Cosme. El tal Cosme se ve afectado por el dichoso pavo...
Luego, una lagartija llamada Venancia... La particularidad es que lanza un rayo que convierte a las personas en cosas... La verdad es que se podría haber sido un poco más original en este aspecto, ya que las conversiones son a los objetos típicos que aparecen en las demás historietas. No sé, una máquina de escribir, un teléfono, un cenicero, un jarrón...
La gallina Dorotea (otra muestra de falta de originalidad, porque con el pavo antes, la gallina quizá sobraba; demasiada ave no voladora xD). Los huevos que lanza la gallina lo que hacen es aumentar desorbitadamente las cosas de tamaño...
Bueno, lo que decía antes. No entiendo por qué a la historieta se le llama "Armas con bicho" si una de las armas no tiene absolutamente nada que ver con ningún bicho. Vamos, que es un sombrero. No sé si es un error o que consideraban que entre tanto bicho nadie se iba a dar cuenta de que nos han colado un sombrero... Bueno, lo que hace el sombrero en cuestión es que, a quien se lo ponga, le hace pegar un salto un poco bestia. Si no, fijaos en cómo salta la secretaria de la organización...
Bueno, y por último, un cerdo que al estornudar lanza un aceite que deja las superficies de lo más resbaladizas... Y claro, como es un nuevo fracaso (igual que todas las anteriores armas) pues lo aprovecha Mortadelo para darle su merecido al Bacterio...
Al ser una historieta bastante flojilla a pesar de no ser tan infumable como la ya comentada "El gran sarao", le doy un aprobado raspado, un 5, considerando los pocos gags que me hicieron reír.

Y bueno, por desgracia el acompañamiento final a esta historieta en el Olé no son dos o tres magníficas cortas de los años 70, nos cuelan un cacho de otra apócrifa bastante floja... "El rescate botarate". La verdad es que al hablar de esta historieta, de la cual en este Olé sólo disponemos de las 16 primeras páginas, no hay muchas diferencias con la anterior. Vamos, que también es bastante flojilla, como la mayoría de esta época apócrifa. Aquí, Mortadelo y Filemón tienen que ir al imaginario país de "Bolín este" para rescatar a algunas celebridades. Sabios, literatos y demás, vamos...

Sinceramente, el principio de la colección Olé es bastante flojo, los seis primeros tomos no son lo mejor del autor, aunque en muchas ocasiones se dejan leer bien. Por suerte, en la próxima edición, con la tergiversicina, ya tendremos con nosotros algo más agradable, "La tergiversicina", que es la historieta larga más ibañezca que habremos comentado hasta ahora. Y pronto nos pondremos con ella.

lunes, 19 de octubre de 2009

Cameo especial

No era muy habitual en Ibáñez hacer referencias a personajes de cómic de otros autores, pero mucho menos hacerlos aparecer en las historietas que él dibuja. No hay demasiados casos, pero quizá uno que nos llama la atención se encuentra en el Olé 116. En él aparece el doctor Cataplasma:
Menciones sí que recuerdo, por ejemplo al Loco Carioco o a Sir Tim O'Theo, pero estos cameos en los que podemos ver los personajes son más extraños... Es por eso que me ha llamado la atención este caso. Se puede observar que la historieta es una corta de una página de los años 60. Un buen homenaje a Martz-Schmidt.

lunes, 12 de octubre de 2009

Olé 005: El gran sarao

Con este cómic no me gustaría extenderme demasiado, porque es bastante flojo. Quizá sea uno de los más flojos y con menos gracia de los 184 números de la colección (sí, 184, el sábado pasado me compré el último). Aunque quizá se nota un poco más la mano de Ibáñez al principio de la historieta, va decayendo de una manera alarmante, con lo que podemos decir que quizá exceptuando el primero o los dos primeros episodios, lo demás es de lo más flojo que se ha publicado de nuestros personajes. Se nota más de lo que nos gustaría el guión apócrifo... Es de la misma época más o menos que los cuatro anteriores.

Para empezar, el argumento principal de la historieta ya no me acaba de convencer como una trama decente para lo que suele ser habitual encontrarnos con nuestros personajes: la "misión" de Mortadelo y Filemón es preparar paso a paso un sarao en honor al 25 aniversario desde la puesta de la primera piedra para la T.I.A., por la directora generala de la organización:
También aparece nuestro amigo en el primer episodio, actuando un poco de sordo. Cuando nuestros agentes estaban preparando la parte musical del sarao, después de el pasaje del piano, le preguntan al tipo por él, y éste entiende otra cosa...
Bueno, y hablando de chistes facilones y malos, los cuales abundan en la historieta, podemos hacer mención de este ejemplo de los instrumentos musicales. No dejo más, porque la mayoría son por un estilo...
Podemos destacar también como llamativa la situación en la que Filemón y el Súper creen a Mortadelo un asesino por una serie de malentendidos y casualidades. No sé, pero en mi opinión esto es totalmente prescindible, además de que se sale del guión de una manera que no me acaba de convencer, y también, sin apenas gracia...

El final también es quizá bastante previsible... Cuando Mortadelo prepara el bebercio para el sarao, hace un potingue que da a probar a los invitados (Filemón, el Súper, Ofelia y la Irma), y éstos se convierten en cerdos. Nada nuevo.
En definitiva, una historieta muy apócrifa, se nota también en el dibujo aparte de en el guión bastante flojo que va en sentido descendente en cuanto a calidad. Le otorgo una nota bastante baja comparado con los demás, un 3.

No quiero seguir con esta historieta larga, no merece muchos más comentarios, así que voy con las cortas: la primera, "Misión con bolitas" (6 páginas), es una de las habituales historietas desternillantes de los 70. MyF tienen que hacer tragar a los maleantes unas bolitas que cambian la personalidad... Pero el gag que más me impactó de esta historieta corta fue el inicial:
La segunda, también de 6 páginas, es una de las más movidas que hay. En "Día acalorado" se van sucediendo las acciones una tras otra, lo que a los lectores nos encanta y nos va provocando una carcajada tras otra. Es una de las maneras con la que yo mejor me lo paso. Incluso se da una situación a la inversa, es Filemón el que la caga confundiendo a Mortadelo con un florero, y es el ayudante el que acaba tirando el hacha a su jefe:
Las cuatro páginas restantes las ocupan una historieta de 4 páginas curiosa, de la que en el foro de la T.I.A. me enteré que está entintada por Joan Rafart "Raf", dibujante de Sir Tim O'Theo. En "Invento bacteriológico" podemos observar esa diferencia entre el entintado habitual de los ayudantes de Ibáñez y el de esta corta. En cuanto a la historieta, no es que sea muy novedosa, los agentes tienen que probar un invento del Bacterio llamado "Camaleoncius", para mimetizarse. Os dejo una muestra del entintado:
Próxima entrega: Armas con bicho. Saludos a todos.

lunes, 5 de octubre de 2009

Olé 004: El premio "No-Vel"

Hoy nos dedicaremos brevemente al cuarto Olé de la colección, de la misma época que los anteriores (la firma de Ibáñez lleva fecha de 1989), y aun sin ser tampoco lo peor de la época apócrifa de Ediciones B, tampoco estamos ante ninguna de las genialidades que han salido del lápiz de Ibáñez.

Para empezar, en la primera página ya vemos a santo de qué viene el título tan extraño que tiene el cómic. El "no-vel" del chino (no ver nada, claro), se aprovecha para hacer parodia de los famosos premios Nobel. La principal diferencia es que los "no-vel" se otorgan a aquél que se cargue más gente...

Otro chiste un poco "flojillo" es el del nombre del personaje... Al enterarnos de cómo se llama, yo creo que ya podíamos preveer el fácil chiste que nos íbamos a encontrar... Resulta que el chino se llama "Ten-go-pis". Y claro...
Hombre, no digo que el chiste pueda tener su gracia, pero es que, sinceramente, no me negaréis que era un poco previsible... Bueno, resulta que el tipo ese, cómo no, tiene también un sicario para hacer la faena "sucia". Un tal "ku-kal-acha"...
Otro de los chistes que podemos destacar es precisamente el dedicado al estereotipo que se forma en los cómics de Ibáñez sobre la forma de hablar de los chinos, que utilizan la "l" en vez de la "r". No voy a negar que estas situaciones me arrancaron una risilla...
Relacionado con esto, en la misma historieta hay un hecho que me llamó bastante la atención. Hablo del "esfuerzo" que tuvo que hacer Ibáñez (o quien fuera) para hacer que, en el último episodio, Ten-go-pis disfrazado en la T.I.A. tuviera que decir una tras otra frases sin poder pronunciar la "r" para no ser descubierto por alguien de la organización, ya que su intención es hacer gamberradas y contar mentiras para tratar de que los miembros de la T.I.A. se declaren la guerra entre ellos... Bueno, he encontrado hasta tres viñetas donde no usa la "r" para no ser descubierto:
Pero claro, tenía que llegar el momento donde metiera la pezuña, lógicamente, para ya empezar con el desenlace de la historieta:
Aún hasta el final hay nuevas meteduras de pata de Mortadelo y Filemón, como la del tipo que habla con "laele"... O bien el tipo ese gordo luchador de lucha libre que habla como un poco confuso...
A pesar de todo, y aunque puede parecer que lo estoy poniendo a parir, sinceramente, a mí no me pareció tan mal cómic. Le doy otro 6.

Antes de continuar con las cortas del final, quiero comentar alguna curiosidad más sobre esta historieta del premio No-Vel. Por ejemplo, decir que esta es una de las historietas en las que nuestro amigo (sí, el señor del mentón pronunciado) tiene más protagonismo. Aquí hace de jefe de personal en la T.I.A., y su función principal en esta historieta es que se mantenga la compostura entre el Súper y nuestros dos agentes. Ello origina unos buenos gags, tanto con ellos tres como con la Ofelia, que también interviene ahí. Pero a pesar de dedicarse a eso, vemos que nuestro personaje también pierde de vez en cuando la compostura, y esta vez no es por culpa de ninguno de los dos, sino por el chino. Sí, hay que tratar a los agentes con finura:
También, aunque pueda parecer un disfraz que Mortadelo le haya prestado a su jefe, es una mutación después de pasar por la "cámara de gérmenes desconocidos"...
Venga, vamos con las cortas. En primer lugar, "El can "dado"", en el que un chucho llamado "Dado" a causa de una de las gracias del Súper, se dedica a fastidiar a nuestros agentes con sus manías, cuando para lo que está es para perseguir maleantes. Las situaciones son divertidísimas y dejaré aquí un ejemplo:
Y luego, "El Troncho 90", una especie de serial, que son ocho páginas divididas en cuatro pequeños episodios de dos. Otra muestra más de las grandes obras de Ibáñez en los 70, así que no me enrollaré mucho más, y dejaré de nuevo otro ejemplo, esta vez del final de la historieta, un final que ya conocemos en cuanto a estructura:

¿Así que el tubito para guardar una quiniela, eh?
Una vez más, para mí, las cortas del final vuelven a superar a la larga. Próxima entrega, "El gran sarao".