domingo, 25 de octubre de 2009

Olé 006: Armas con bicho

Hoy, el sexto Olé. Según las firmas que aparecen a lo largo de la historieta, parece ser que ésta fue dibujada en el mismo año de mi nacimiento, o sea, 1988. Lo que quiere decir que es de la misma época que las 5 anteriores ya comentadas. Y, al igual que las 5 anteriores, no es ninguna maravilla. En dibujo y guión se vuelve a notar que no es lo que estamos acostumbrados en otros álbumes (sí, vale, en el dibujo ya sabemos que no entinta Ibáñez, pero es diferente a los demás...). El guión y los gags también son algo flojetes, a pesar de que encontramos alguno simpático.

En cuanto al argumento principal de la historieta, bueno... Lo primero que nos encontramos es una introducción un poco bestia y algo escatológica... Os dejo un ejemplo de cada cosa:

Pues bien, lo que es el argumento principal no es demasiado novedoso. Una vez más, Mortadelo y Filemón tienen que probar inventos del profesor Bacterio. En este caso armas, aunque ese añadido de "con bicho" no es exacto como veremos después. Bueno, con este argumento, no podía faltar la típica huida de Mortadelo y Filemón cuando el Súper les informa de su nueva misión. Sin embargo, en este caso es diferente, ya que se trata de una "huida" de la vida para evitar el sufrimiento... Por ejemplo:
En cuanto a las armas, bueno... La primera es una sardina que supuestamente se come Mortadelo al tener hambre y encontrársela en un bocadillo... El final de capítulo, el típico: la bomba explota en la TIA porque al final la sardina se la comió el gato y Filemón le sacude una patada...

La segunda, un mosquito que suelta un fluido que le da a la vuelta a las cosas... Un poco surrealista, pero bueno. Nuevamente, va dando la vuelta a las cosas por ahí, y al final, al igual que en el episodio anterior, afecta al edificio de la TIA directamente...
Después, un pavo que al cacarear estira el cuello de la gente. Resulta que en este episodio vuelve a aparecer nuestro admirado personaje. En esta ocasión se llama Cosme. El tal Cosme se ve afectado por el dichoso pavo...
Luego, una lagartija llamada Venancia... La particularidad es que lanza un rayo que convierte a las personas en cosas... La verdad es que se podría haber sido un poco más original en este aspecto, ya que las conversiones son a los objetos típicos que aparecen en las demás historietas. No sé, una máquina de escribir, un teléfono, un cenicero, un jarrón...
La gallina Dorotea (otra muestra de falta de originalidad, porque con el pavo antes, la gallina quizá sobraba; demasiada ave no voladora xD). Los huevos que lanza la gallina lo que hacen es aumentar desorbitadamente las cosas de tamaño...
Bueno, lo que decía antes. No entiendo por qué a la historieta se le llama "Armas con bicho" si una de las armas no tiene absolutamente nada que ver con ningún bicho. Vamos, que es un sombrero. No sé si es un error o que consideraban que entre tanto bicho nadie se iba a dar cuenta de que nos han colado un sombrero... Bueno, lo que hace el sombrero en cuestión es que, a quien se lo ponga, le hace pegar un salto un poco bestia. Si no, fijaos en cómo salta la secretaria de la organización...
Bueno, y por último, un cerdo que al estornudar lanza un aceite que deja las superficies de lo más resbaladizas... Y claro, como es un nuevo fracaso (igual que todas las anteriores armas) pues lo aprovecha Mortadelo para darle su merecido al Bacterio...
Al ser una historieta bastante flojilla a pesar de no ser tan infumable como la ya comentada "El gran sarao", le doy un aprobado raspado, un 5, considerando los pocos gags que me hicieron reír.

Y bueno, por desgracia el acompañamiento final a esta historieta en el Olé no son dos o tres magníficas cortas de los años 70, nos cuelan un cacho de otra apócrifa bastante floja... "El rescate botarate". La verdad es que al hablar de esta historieta, de la cual en este Olé sólo disponemos de las 16 primeras páginas, no hay muchas diferencias con la anterior. Vamos, que también es bastante flojilla, como la mayoría de esta época apócrifa. Aquí, Mortadelo y Filemón tienen que ir al imaginario país de "Bolín este" para rescatar a algunas celebridades. Sabios, literatos y demás, vamos...

Sinceramente, el principio de la colección Olé es bastante flojo, los seis primeros tomos no son lo mejor del autor, aunque en muchas ocasiones se dejan leer bien. Por suerte, en la próxima edición, con la tergiversicina, ya tendremos con nosotros algo más agradable, "La tergiversicina", que es la historieta larga más ibañezca que habremos comentado hasta ahora. Y pronto nos pondremos con ella.

2 comentarios:

Chespiro dijo...

Ciertamente, los comienzos de la colección Olé son flojillos.
Este álbum, otro de los peores de la serie. Algunas páginas, las más decentes, son obra de Juan Manuel Muñoz. El resto no sé de quién, pero puede ser del peor "negro" que haya pasado por la serie.

Raúl dijo...

Uno de los álbumes sobre animales más flojos, más que nada por la poca gracia y originalidad de algunos gags y viñetas. Pero no me parece más infumable que la del Rescate botarate.