domingo, 29 de marzo de 2009

El corro de la patata

Sí, como dice el título, hablamos de una canción popular infantil de uno de esos juegos a los que disfrutaban los tiernos niñitos en los colegios...

El problema es que en los cómics de Mortadelo y Filemón me la he encontrado en dos ocasiones, pero no de la forma que conocía de hace alrededor de quince años...

Una se encuentra en "La rehabilitación esa", y participan Mortadelo, Filemón, el "Antropoide" y un tierno niñito de los que hablaba antes... En este caso, lo que le ocurre al corro de la patata es que tiene rota la pata:
En esta segunda ocasión, que podemos encontrar en "Seúl 88", la primera que me encontré, me reí como un tonto al leerla por primera vez... Y es que podéis comprobar vosotros mismos la causa:
Nada, Ibáñez es un compositor nato, se nota...

jueves, 26 de marzo de 2009

El secreto mejor guardado de Ibáñez

Al final de el álbum "Su vida privada", Ibáñez nos da una sorpresita. Si no habéis leído el álbum, cerrad esta pestaña y pasad a ver otra cosa, no quiero destriparos el desenlace... Pero es que me pareció muy curioso: después de dar detalles sobre la vida privada de los dos personajes, se descubre a él mismo... Cosas de la luna llena, oigan.

Fíjense, fíjense:
Menos mal que sólo hay luna llena una vez al mes, que si no... Auuuuuuu! Qué guardadito se lo tenía, el maestro...

sábado, 21 de marzo de 2009

Comodidades de "El calvario"

Ya que el otro día puse la primera aparición, me quedé con las ganas de contar más cosas sobre la pensión en la que habitan nuestros dos protagonistas en los últimos años... En esta entrada vamos a centrarnos un poquito más en las comodidades que les ofrece esta pensión a Mortadelo y Filemón...

En principio usan la pensión para dormir, poco más... Porque ya veréis que no vale la pena pasar mucho más tiempo allí... Pero es que para dormir, tampoco lo tienen fácil...
No es fácil, no, con esas luces... Tampoco es fácil dormir si tienes compañía inesperada, pero recordemos que no es humana, sino bichera...
¿Que cómo salen los bichos estos? Bueno, es normal que salgan arañas si tenemos en cuenta la situación de limpieza de las habitaciones que ocupan nuestros dos héroes... ¿Podríamos llamar "habitación limpia" a... esto?
Y para comer, no digamos... Imaginaos que al ir a desayunar os encontráis con esto:
Y claro, tú, con el churro en la mano, esperando el café con leche, y la patrona diciéndote que nanay, y en la tele puesto el programa de Arguiñano... La verdad es que no creo que haga mucha gracia... Pero no es sólo el desayuno, no... Mirad a la hora del primer plato, al mediodía:
Mirad la cara, no sólo de Mortadelo, sino de los demás huéspedes de la pensión, después de haberse comido la sopa "sin quejarse", como dice la patrona. Después de la sopa, llega el segundo plato, pescado:
La verdad... viendo esto se te quitan las ganas de hacerte huésped de una pensión, y si no tienes dinero para un hotel de seis estrellas, mejor te quedas en casita. Cualquier cosa antes que "El Calvario"...

martes, 17 de marzo de 2009

Primera aparición de "El calvario"

Me he dedicado este fin de semana a investigar un poco sobre la pensión en la que viven desde hace más de diez años Mortadelo y Filemón. En concreto, parece ser que viven allí desde la historieta "Su vida privada", porque parece ser que antes vivían los dos juntos en una casa, que en cada historieta iba cambiando de lugar e incluso de decorado... Bueno, ya conocemos la ausencia de continuidad en la historieta de Ibáñez.

En cualquier caso, la primera vez que nos encontramos la pensión "El calvario" es en "Su vida privada" (Olé 139):
Viendo cómo es el ambiente que hay en la puerta de la pensión, ya podemos imaginarnos lo que nos vamos a encontrar dentro... Otro día profundizaremos un poquito más en los detallitos de tan singular pensión, porque muchas de las historietas de los últimos años comienzan en esta peculiar pensión...

viernes, 13 de marzo de 2009

Pekín 2008, ya es mío

Pues sí... El martes conocí que se publicaría al día siguiente el cómic, y el miércoles por la tarde ya lo tenía en mi poder... Nunca había pasado todo tan rápido, y encima es la primera vez que consigo un cómic el primer día desde su publicación.

Por supuesto, me lo leí el miércoles por la noche, y aunque no es un álbum maravilloso como los de los años de oro (70-80), tampoco se puede decir que sea de los peores... Vamos, que para mí es una historieta de bien, y si me apuras, de notable bajo. No voy a dar mi opinión detallada ahora, eso será cuando empecemos a desglosar los Olés uno por uno, cosa que me llevará unos cuantos meses desde luego... Quizá me ponga a ello estas vacaciones de Semana Santa o en verano, ya veremos.

Bueno, vamos a lo que vamos. Os podría decir el gag que más me ha gustado y el que menos. Pero el que menos me ha parecido tan desagradable que prefiero no colgarlo... El que más me ha gustado, la pega que tiene es que es un poco escatológico... A los que les guste este tema, habrán disfrutado de lo lindo con esto:
Sí, es una marranada como una catedral, pero el Súper se ha llevado un recuerdo gaseoso bovino que ya, ya... En cualquier caso, la escatología del álbum esta vez se ha limitado prácticamente a esto. En los comentarios podéis dejar vuestra opinión general sobre el cómic.

martes, 10 de marzo de 2009

Ediciones B responde

Hoy probablemente sea mi día más feliz en lo que llevamos de año, ya que se confirma que la colección Olé no desaparece, y lo mejor de todo es que no hay que esperar ya nada para que el nuevo Olé salga a la calle. A partir de mañana mismo podremos buscarlo...
Se confirma también que es el titulado Pekín 2008, y que no sube de precio, mateniéndose el precio de 4,00 € que estaba fijado el año pasado. Una grata noticia, lo único que me queda es esperar a mañana para empezar a buscarlo por todos lados... Y creo que no soy el único, ¿a que no?

sábado, 7 de marzo de 2009

Entradas secretas (III)

Bueno, como creo que ya es hora de cerrar la trilogía de las entradas secretas, os voy a dejar otras tres joyitas que no tienen desperdicio...

La primera tiene que ver con el motor... Vamos, que es una entrada motorística...
Lo mejor es el tipo ese, que va y se cree que es el propio coche el que se los ha merendado, escupiendo el hueso...

Bueno, la segunda, también tiene que ver con el motor, pero en esta ocasión es un autobús. Es similar a otra que os enseñé en una de las anteriores ocasiones, a través de un cartel de cine.
Lo mejor, por supuesto, el chasco que se lleva el viandante bajito del bigote, lo absurdo de la situación, y la cara que se le queda al final, enfatizada por Ibáñez con los signos de exclamación e interrogación... Memorable, vamos.

Y por último, para cerrar esta entrada triple, otra digna de recordar... Aquella que, en "Expediente J", hay que abrir retorciendo la nariz del mariscal, con consecuencias también imprevistas:
Mal por el manual de entradas secretas, ya que no especifica a qué mariscal hay que retorcer la nariz... Así se ha formado el malentendido y la bofetada del mariscal a Filemón... con su consecuente golpe en el ojo a Mortadelo, cuando debería habérselo dado al manual. En fin...

Con esto cerramos la entrada triple sobre entradas secretas, valga la redundancia. En total, ha sido una pequeña recopilación de once entradas secretas que espero que os haya gustado. Eso no quiere decir que en un futuro comentemos alguna más, por lo que sea...

martes, 3 de marzo de 2009

De Cera tenía que ser...

Pues me he encontrado con un álbum típico de Cera. Ojo, haré spoilers/destripes, así que si alguien no lo ha leído pero lo quiere leer (hablo del Top Cómic Pafman nº 3) que no siga...

Y digo lo de típico porque me he encontrado con grandes dosis de humor absurdo, del que me encanta, y del que os aporto un ejemplo.
¿Cómo ha retrocedido tanto el fondo? No lo sabemos, efectos secundarios de las películas americanas...

Según he observado, Cera es un gran amante de los pequeños detalles, cosa que hace todavía más ameno el álbum, con el que he disfrutado muchísimo. Porque con uno de los personajes, el profesor Xavier, inválido, me he encontrado un par de dibujitos curiosos en la parte de atrás de su silla de ruedas...
Un escudo del Barça (lógico, es catalán, fíjense en su forma de hablar), y un burro... Espero que no se refiera a que el Barça está relacionado con los burros... No, no, un respeto para todos mis amigos culés (o sea, casi todos).

Y, como estamos ante una historieta de Superhéroes, aparte de Pafman, su gato Pafcat encuentra aliados con unos nombres un poco curiosos...
El capitán Baturro, sí... Bueno, me llama la atención su forma de hablar (paleto total) y el habla vasca del tipo que está detrás de él...

También en el mismo álbum he descubierto que Pafman no se llama Pafman, sino que tiene un nombre más corriente del que todos pensamos... Nada de Joe Banks ni gilipolleces americanas de ésas... Manuel Pérez, natural de Logroño, cómo no...
Por cierto, un poquito de mal genio sí que tiene el juez este, por considerar a Pafman aguafiestas por no poder condenarle...

Pensad que esto sólo son cuatro ejemplos de lo que tiene el álbum, pero bien podría haber sacado 40, lo que pasa es que no quiero cansar a nadie ni reproducir el cómic aquí más de la cuenta. Lo que sí que digo es que lo he disfrutado como pocos, y lo recomiendo a todo aquél que no lo tenga. A los que sí lo tengan también, aunque no creo que sea necesario que se lo compren de nuevo... Lástima por los precios, que si no...