lunes, 28 de septiembre de 2009

Novedades mortadeleras para octubre

Los seguidores de Mortadelo y Filemón, tanto los que coleccionan Magos del Humor como los que coleccionamos Olés tenemos una cita obligada con la librería este mes de octubre. Y es que llega el número 184 de la Colección Olé, titulado "En la luna".
Se publicará el miércoles 7 de octubre, con las clásicas 44 páginas en formato de tapa blanda y los 4 € que viene costando en los últimos dos años.

Y también los que son más impacientes y no pueden esperar siete-ocho meses al Olé, tienen una cita con una nueva historieta en Magos del Humor, que hace el número 132 y se titula "Nuestro antepasado, el mico".
Con su tapa dura, sus 44 páginas, y lo peor de todo, 10,95 €... Por eso es por lo que digo que está hecho para gente impaciente o que se lo puede permitir, o que simplemente, le apetece gastarse ese dinero en un nuevo álbum de nuestros personajes favoritos.

Veremos qué nos depara, tanto uno como otro.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Olé 003: El atasco de influencias

Por tercera vez consecutiva, nos encontramos con una historieta de la época semi-apócrifa de finales de los años 80. Y aunque en principio la historieta está firmada por Ibáñez (año 1990), algunos chistes fáciles nos hacen pensar que en el guión ha habido alguna otra mano más que la suya.

Para alguien que tiene poca idea como yo, que no me dedico a esto, y que casi todo lo que sé sobre Mortadelo y Filemón lo he aprendido leyendo tebeos y en el foro de la TIA, observando así un poco por encima el dibujo parece indicar que sí que está hecho por Ibáñez. Mientras que en algunos otros títulos sí que se observan expresiones extrañas y movimientos raros en los personajes, aquí no se ven tanto. Pero ojo, ya digo que lo hago desde un punto de vista bastante inexperto y por ese motivo no descarto que algún otro dibujante apócrifo le haya podido ayudar con los bocetos y tal...

El guión es otra cosa bien diferente. Porque a pesar de que es una historieta bastante aceptable dentro de lo que cabe (por supuesto, no las compararemos con la época de oro) con gags graciosos y demás, sí que se pueden detectar chistes un poco de "humor fácil", como es el del hormigón armado...
En cuanto al argumento de la historieta principal del cómic del que nos ocupamos hoy, podemos decir que trata un tema de "actualidad" ya que habla de las influencias, o "enchufes" (como también se conocen) de ciertos tipejos para conseguir lo que ellos quieren... Si hurgásemos un poco en el día a día observaríamos que hay muchos casos así... Pues el caso es que Mortadelo y Filemón tratarán de detener a toda la panda de granujas que andan detrás de todo este lío de influencias...

Como curiosidad, podemos decir que uno de los personajes, que en concreto aparece en el segundo episodio, el gordo calvo con barba y gafas oscuras, recibe varios nombres durante su aparición:
También andarán detrás de compañías como "El rostro cementero", que imagino que será por la cara dura que se gastan algunos, y "Viajes mar & quita l'último". Que, por cierto, con esta última compañía de viajes, no es muy recomendable precisamente eso, viajar... Porque cuando se hacen con la compañía que lleva los autobuses, pasa esto...
O cuando organizan un agradable viaje en barco, para que todos los pasajeros vayan tranquilos y felices...
O un viaje en avión, de los más seguros que pueda haber...
En cuanto al final de la historieta, es uno de los habituales... Mortadelo y Filemón sufren lo indecible y las pasan canutas en el intento de lograr la misión, y luego es otro el que sin mover un dedo se lleva todos los halagos y las flores del Súper, en este caso el agente Pardíllez...
Por último, decir que también aparece nuestro amigo del mentón pronunciado, ese que a lo largo de los cómics nos aparece tantas y tantas veces, y que se ha comentado incluso en el foro de la T.I.A. su omnipresencia...
Resumiendo, el nivel gráfico de la historieta está bastante bien, mientras que la calidad del guión baja un poco, así que mi nota particular en esta ocasión es un 6.

Nuevamente, en la parte final del Olé tenemos dos historietas cortas de 8 páginas cada una.

La primera, "Hoy se trata de ligar!", que por cierto es una de las últimas cortas de Ibáñez, trata de Mortadelo intentando ligarse a la Ofelia por encargo del Súper, con la finalidad de que se quede en la empresa y no acepte un empleo mejor que le han ofrecido de la N.I.E.T.A. (Naricing International Enterpris Tintorring Agency). Aunque no es la mejor historieta que he leído, sí que me lo pasé bastante bien viendo las penurias por las que pasa nuestro agente, y los intentos de esquivar a la Ofelia cuando hay alguien delante...

Y la segunda es lo mejor del cómic. En "La cámara busca-fresquito" (en la que se basó posteriormente "La cámara calorífera"), Mortadelo y Filemón prueban el nuevo invento del Bacterio: una especie de máquina del cambiazo donde se introduce uno y la máquina le transporta al lugar más fresquito que haya dentro del radio seleccionado con una ruedecita. La lucha entre el Súper y los dos agentes por quién se mete en la cámara y quién no, es divertidísima.

Nuevamente, hay que admitir que las cortas superan a la larga. Al menos, en mi opinión y para mi gusto, sí.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Olé 002: El profeta Jeremías

Escribimos nueva entrada con el diseño que estrenamos hace cosa de una semana. Y es que tras más de un año, había que actualizarse un poco, ¿no? Bueno, hoy vamos a hablar un poco del segundo Olé.

Bueno, pues tras el primero, nos encontramos otra historieta que comparte algunas características con el anterior Olé comentado, como que es de la misma época, y por tanto, tiene bastante mano apócrifa, como podemos notar al leerla si conocemos un poquillo la obra de Ibáñez. Y se nota que no es enteramente suya, porque es una historieta bastante floja, que tiene bastantes gags de humor fácil de ese tan previsible y que no nos saca tantas risas como los gags puramente ibañezcos.

Como argumento de la historieta podemos decir que se diferencia en parte de las demás porque en un principio la intención del Súper al llamar a Mortadelo y Filemón no es encomendarles una nueva misión, sino que conozcan a una persona bastante especial: el profeta Jeremías. Este señor, como su nombre indica, es capaz de profetizar sucesos y en cierto modo, "acierta", como habremos podido ver si hemos leído la historieta. Es por eso que el perseguido al final de cada capítulo no suele ser Mortadelo o Filemón, sino el propio profeta. Por poner algún ejemplo, las tres primeras profecías:
Sí, vamos, que la T.I.A. será dinamitada... Y cuando ocurre, resulta que traen la nueva dínamo para el grupo electrógeno... Je, como para no cabrearse, después del susto.
Y cierto que el Súper perdió "la vida", el libro de bolsillo que estaba leyendo... Muy listo el profeta.
Y la tal erupción resulta ser que el agente Besuguio tiene una erupción cutánea a las seis de la tarde... Lo clava, el tío barbudo.

Pues son todas de este estilo... El director atacará a la Ofelia... Sí, a la de Brahms. O que el Bacterio se va a cargar la T.I.A... Sí, lo que carga es a su tía, pero a pulso... O el tío que enviará a la Irma a la tumba... para dejar una flor. Y por último, la "escabechina" son las sardinas en escabeche que hace la Ofelia... La verdad, no sé si vosotros le véis la gracia. Puede tenerla en cierto modo, pero no es a lo que estamos acostumbrados.

En cuanto al estilo de dibujo, a mí me recuerda a otras historietas también de baja calidad, como son "El inspector general" o "El rescate botarate".

En cuanto a los chistes o gags fáciles de los que hablaba antes, podemos observar uno en las tres viñetas que he colgado antes: Lo de cambiar la palabra "versículo" por "versitrasero"... Qué queréis que os diga. Es que si recordáis hace tiempo ya di mi opinión sobre los apócrifos (debe hacer aproximadamente un año) y la verdad es que se nota la diferencia con Ibáñez, más que en el dibujo, en el guión. Yo la incluiría, al menos, dentro de las cinco peores historietas que me he encontrado a lo largo de los 183 Olés. Mi nota para este cómic es un 4.

Y el final es extraño, ya que supuestamente es el mismo profeta el que peor lo pasa, y no acaba con el Súper persiguiendo a nuestros dos héroes. También podemos destacar que es una de las historietas en las que aparece la señorita Irma, como muchas de la época. Os dejo una imagen de la viñeta final.
Bueno, y si tenéis la suerte, como yo, de tener la historieta en colección Olé actual (o Super Humor), ésta viene acompañada de tres joyas más, al igual que el Olé 1. Tres historietas cortas de los 70, de lo mejorcito.

La primera, "Viejo pato, pato viejo", nos muestra cómo sufre Mortadelo ante las continuas agresiones del pato que se va a cenar con patatas. La verdad es que las ocurrencias del pato son desternillantes.

La segunda, "King Kong made in Spain", con el famoso chiste de "mijo" (mi hijo), el mono del Bacterio, que aumenta por un invento de aquél... Los gags que nos encontramos hasta que Mortadelo y Filemón lo atrapan valen la pena, de verdad.

Y la tercera, "Terror invisible", resulta que el tipo al que han de atrapar, además de invisible, es cegato, por lo que los gags nos pueden recordar en cierto modo a Rompetechos. Por supuesto, muy recomendable también.

Al tener cosas tan diferentes en el mismo libro, la diferencia es clarísima. Pero yo creo que hasta por sólo las tres cortas vale la pena.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Olé 001: Va la T.I.A. y se pone al día

Aquí, y durante los próximos meses (o años, quién sabe) comienza una nueva sección que va a ser muy larga... Y es que poco a poco, sin prisas, voy a dar mi opinión y/o reseña sobre los 183 Olés que hay publicados actualmente. Iremos intercalando estas opiniones con más curiosidades que vaya encontrando, pero vamos, que a partir de ahora iréis encontrando a menudo este tipo de entradas.

Os recomiendo que si no habéis leído la historieta que toque, no sigáis adelante. Comenzaremos por el principio.

Bueno, en este primer Olé nos encontramos con un tipo de historieta que hemos visto varias veces a lo largo de estos casi 52 años de historia de Mortadelo y Filemón. Y es que, una vez más, nuestros personajes se ven obligados a probar inventos del profesor Bacterio.

Para empezar, un original materializador de pensamiento que trae bastantes problemas a nuestros agentes e incluso al Súper, ya que como bien sabemos, no siempre se desean lo mejor...
También prueban unos aparatos que supuestamente separan las moléculas de las paredes para atravesarlas como si no existieran... Qué queréis que os diga, a mí me recuerdan a linternas...
Después, en el tercer capítulo, un trasto al estilo "teletransporte" que les puede llevar a cualquier lugar del mundo... O unos discos elevadores a los que se les puede ordenar subir o bajar...

En el quinto, un invento que me ha recordado inevitablemente al "Expediente J": se trata de un rayo que divide en trozos al ser humano. Más: unas pilas que se introducen en la oreja para ser invisibles...

Y el último, un robot que se supone que lo hace todo, aunque como podréis imaginar, no siempre al gusto de nuestros agentes...
El robot ese hace que tanto Mortadelo y Filemón adquieran otro robot un poco más grandecito para hacerle saber al Bacterio que el suyo no les ha hecho mucha gracia... Vamos, el final típico de las historietas de nuestros héroes.
Bueno, aunque buena parte de los inventos son originales y tienen su gracia, recordemos que ya hay otras historietas con argumentos similares, como "Los inventos del profesor Bacterio", "Los espantajomanes", "Los superpoderes", "El óscar del moro"...

Al leerla se nota, de una manera o de otra, que no es una de las mejores historietas de Ibáñez, aunque tampoco sea, ni mucho menos, la peor. Yo tengo poca idea, pero los más expertos podrían detectar si hay manos ajenas a Ibáñez o bien en el dibujo o bien en el guión. Y digo esto porque la época en la que se publicó, a finales de los 80, Ibáñez contaba con más ayudantes de los que nos gustaría, y esto hacía que Ibáñez tuviera menos mano de lo que toca.

Aunque no es ninguna maravilla, yo considero esta historieta en cierto modo divertida, con buenos gags, aun sin acercarse a la calidad del Ibáñez de años anteriores. Mi nota particular para este cómic es un 6.

Por cierto, os cuento una curiosidad, y es que una de las escenas que más se me han quedado de todas las historietas, por lo rara que se ve, es ésta:
Cuando uno la lee por primera vez, le extraña muchísimo la situación: Mortadelo y Filemón consideran a Bacterio un genio y por eso están encantadísimos de probar su invento. Y el resultado es el peor posible: la fatalidad. Menos mal que todo era una pesadilla, aunque Mortadelo no lo ha pasado muy bien durante el sueño, como podemos observar... Y claro, una pesadilla de este estilo lleva a que, cuando el Súper les llame para probar el invento ya en la realidad, pase esto:
A la historieta larga le acompañan otras dos que para mi gusto son mejores, como casi todas las cortas de los 70, a las que pertenecen estas dos.

En "El sobre", todos los gags son dignos de mención, aunque yo destaco por encima de todos, el del piano...
Una historieta excelente, al terminar esas ocho páginas, después del gag final, cuando el Súper resulta que ha confundido la hoja de las órdenes del día con la lista de la compra, nos quedamos con ganas de más. Y nos encontramos con "Misión con muchos humos", donde también el gag final es de lo mejorcito... Es un final que nos encontramos en varias ocasiones, cuando Mortadelo y Filemón sufren miles de penurias y al final ha sido para nada.

Y es que encontrar una historieta corta mala de los años 70 es muy difícil, porque encontramos lo mejorcito en esta época.