sábado, 31 de octubre de 2009

Mis nuevas adquisiciones

Al igual que hice el año pasado a estas alturas del año, me he acercado a la feria del libro antiguo y de ocasión que hay instalada en el centro de Castellón y que estará abierta durante las próximas dos semanas. Y al igual que el año pasado me compré dos pequeños cómics de Zipi y Zape de Cera y Ramis, éste año me he pillado dos Olés antiguos de Ediciones B. Hay que aprovechar estas ocasiones, porque me han costado dos euros cada uno...

El primero, uno de Deliranta Rococó (Schmidt) numerado como 318-V.2. Está fechado en agosto de 1988 y su precio original es de 275 pesetas (1,65 €)
Y el segundo, uno de Sporty (Ramis) numerado como 414-V.23. La fecha es de abril de 1992 y el precio original es el mismo que el anterior.
Mi pequeña colección de cómics (sin contar los Olés actuales de MyF) va aumentando poquito a poco... En una próxima entrada os detallaré todo lo que tengo. Hasta la próxima.

domingo, 25 de octubre de 2009

Olé 006: Armas con bicho

Hoy, el sexto Olé. Según las firmas que aparecen a lo largo de la historieta, parece ser que ésta fue dibujada en el mismo año de mi nacimiento, o sea, 1988. Lo que quiere decir que es de la misma época que las 5 anteriores ya comentadas. Y, al igual que las 5 anteriores, no es ninguna maravilla. En dibujo y guión se vuelve a notar que no es lo que estamos acostumbrados en otros álbumes (sí, vale, en el dibujo ya sabemos que no entinta Ibáñez, pero es diferente a los demás...). El guión y los gags también son algo flojetes, a pesar de que encontramos alguno simpático.

En cuanto al argumento principal de la historieta, bueno... Lo primero que nos encontramos es una introducción un poco bestia y algo escatológica... Os dejo un ejemplo de cada cosa:

Pues bien, lo que es el argumento principal no es demasiado novedoso. Una vez más, Mortadelo y Filemón tienen que probar inventos del profesor Bacterio. En este caso armas, aunque ese añadido de "con bicho" no es exacto como veremos después. Bueno, con este argumento, no podía faltar la típica huida de Mortadelo y Filemón cuando el Súper les informa de su nueva misión. Sin embargo, en este caso es diferente, ya que se trata de una "huida" de la vida para evitar el sufrimiento... Por ejemplo:
En cuanto a las armas, bueno... La primera es una sardina que supuestamente se come Mortadelo al tener hambre y encontrársela en un bocadillo... El final de capítulo, el típico: la bomba explota en la TIA porque al final la sardina se la comió el gato y Filemón le sacude una patada...

La segunda, un mosquito que suelta un fluido que le da a la vuelta a las cosas... Un poco surrealista, pero bueno. Nuevamente, va dando la vuelta a las cosas por ahí, y al final, al igual que en el episodio anterior, afecta al edificio de la TIA directamente...
Después, un pavo que al cacarear estira el cuello de la gente. Resulta que en este episodio vuelve a aparecer nuestro admirado personaje. En esta ocasión se llama Cosme. El tal Cosme se ve afectado por el dichoso pavo...
Luego, una lagartija llamada Venancia... La particularidad es que lanza un rayo que convierte a las personas en cosas... La verdad es que se podría haber sido un poco más original en este aspecto, ya que las conversiones son a los objetos típicos que aparecen en las demás historietas. No sé, una máquina de escribir, un teléfono, un cenicero, un jarrón...
La gallina Dorotea (otra muestra de falta de originalidad, porque con el pavo antes, la gallina quizá sobraba; demasiada ave no voladora xD). Los huevos que lanza la gallina lo que hacen es aumentar desorbitadamente las cosas de tamaño...
Bueno, lo que decía antes. No entiendo por qué a la historieta se le llama "Armas con bicho" si una de las armas no tiene absolutamente nada que ver con ningún bicho. Vamos, que es un sombrero. No sé si es un error o que consideraban que entre tanto bicho nadie se iba a dar cuenta de que nos han colado un sombrero... Bueno, lo que hace el sombrero en cuestión es que, a quien se lo ponga, le hace pegar un salto un poco bestia. Si no, fijaos en cómo salta la secretaria de la organización...
Bueno, y por último, un cerdo que al estornudar lanza un aceite que deja las superficies de lo más resbaladizas... Y claro, como es un nuevo fracaso (igual que todas las anteriores armas) pues lo aprovecha Mortadelo para darle su merecido al Bacterio...
Al ser una historieta bastante flojilla a pesar de no ser tan infumable como la ya comentada "El gran sarao", le doy un aprobado raspado, un 5, considerando los pocos gags que me hicieron reír.

Y bueno, por desgracia el acompañamiento final a esta historieta en el Olé no son dos o tres magníficas cortas de los años 70, nos cuelan un cacho de otra apócrifa bastante floja... "El rescate botarate". La verdad es que al hablar de esta historieta, de la cual en este Olé sólo disponemos de las 16 primeras páginas, no hay muchas diferencias con la anterior. Vamos, que también es bastante flojilla, como la mayoría de esta época apócrifa. Aquí, Mortadelo y Filemón tienen que ir al imaginario país de "Bolín este" para rescatar a algunas celebridades. Sabios, literatos y demás, vamos...

Sinceramente, el principio de la colección Olé es bastante flojo, los seis primeros tomos no son lo mejor del autor, aunque en muchas ocasiones se dejan leer bien. Por suerte, en la próxima edición, con la tergiversicina, ya tendremos con nosotros algo más agradable, "La tergiversicina", que es la historieta larga más ibañezca que habremos comentado hasta ahora. Y pronto nos pondremos con ella.

lunes, 19 de octubre de 2009

Cameo especial

No era muy habitual en Ibáñez hacer referencias a personajes de cómic de otros autores, pero mucho menos hacerlos aparecer en las historietas que él dibuja. No hay demasiados casos, pero quizá uno que nos llama la atención se encuentra en el Olé 116. En él aparece el doctor Cataplasma:
Menciones sí que recuerdo, por ejemplo al Loco Carioco o a Sir Tim O'Theo, pero estos cameos en los que podemos ver los personajes son más extraños... Es por eso que me ha llamado la atención este caso. Se puede observar que la historieta es una corta de una página de los años 60. Un buen homenaje a Martz-Schmidt.

lunes, 12 de octubre de 2009

Olé 005: El gran sarao

Con este cómic no me gustaría extenderme demasiado, porque es bastante flojo. Quizá sea uno de los más flojos y con menos gracia de los 184 números de la colección (sí, 184, el sábado pasado me compré el último). Aunque quizá se nota un poco más la mano de Ibáñez al principio de la historieta, va decayendo de una manera alarmante, con lo que podemos decir que quizá exceptuando el primero o los dos primeros episodios, lo demás es de lo más flojo que se ha publicado de nuestros personajes. Se nota más de lo que nos gustaría el guión apócrifo... Es de la misma época más o menos que los cuatro anteriores.

Para empezar, el argumento principal de la historieta ya no me acaba de convencer como una trama decente para lo que suele ser habitual encontrarnos con nuestros personajes: la "misión" de Mortadelo y Filemón es preparar paso a paso un sarao en honor al 25 aniversario desde la puesta de la primera piedra para la T.I.A., por la directora generala de la organización:
También aparece nuestro amigo en el primer episodio, actuando un poco de sordo. Cuando nuestros agentes estaban preparando la parte musical del sarao, después de el pasaje del piano, le preguntan al tipo por él, y éste entiende otra cosa...
Bueno, y hablando de chistes facilones y malos, los cuales abundan en la historieta, podemos hacer mención de este ejemplo de los instrumentos musicales. No dejo más, porque la mayoría son por un estilo...
Podemos destacar también como llamativa la situación en la que Filemón y el Súper creen a Mortadelo un asesino por una serie de malentendidos y casualidades. No sé, pero en mi opinión esto es totalmente prescindible, además de que se sale del guión de una manera que no me acaba de convencer, y también, sin apenas gracia...

El final también es quizá bastante previsible... Cuando Mortadelo prepara el bebercio para el sarao, hace un potingue que da a probar a los invitados (Filemón, el Súper, Ofelia y la Irma), y éstos se convierten en cerdos. Nada nuevo.
En definitiva, una historieta muy apócrifa, se nota también en el dibujo aparte de en el guión bastante flojo que va en sentido descendente en cuanto a calidad. Le otorgo una nota bastante baja comparado con los demás, un 3.

No quiero seguir con esta historieta larga, no merece muchos más comentarios, así que voy con las cortas: la primera, "Misión con bolitas" (6 páginas), es una de las habituales historietas desternillantes de los 70. MyF tienen que hacer tragar a los maleantes unas bolitas que cambian la personalidad... Pero el gag que más me impactó de esta historieta corta fue el inicial:
La segunda, también de 6 páginas, es una de las más movidas que hay. En "Día acalorado" se van sucediendo las acciones una tras otra, lo que a los lectores nos encanta y nos va provocando una carcajada tras otra. Es una de las maneras con la que yo mejor me lo paso. Incluso se da una situación a la inversa, es Filemón el que la caga confundiendo a Mortadelo con un florero, y es el ayudante el que acaba tirando el hacha a su jefe:
Las cuatro páginas restantes las ocupan una historieta de 4 páginas curiosa, de la que en el foro de la T.I.A. me enteré que está entintada por Joan Rafart "Raf", dibujante de Sir Tim O'Theo. En "Invento bacteriológico" podemos observar esa diferencia entre el entintado habitual de los ayudantes de Ibáñez y el de esta corta. En cuanto a la historieta, no es que sea muy novedosa, los agentes tienen que probar un invento del Bacterio llamado "Camaleoncius", para mimetizarse. Os dejo una muestra del entintado:
Próxima entrega: Armas con bicho. Saludos a todos.

lunes, 5 de octubre de 2009

Olé 004: El premio "No-Vel"

Hoy nos dedicaremos brevemente al cuarto Olé de la colección, de la misma época que los anteriores (la firma de Ibáñez lleva fecha de 1989), y aun sin ser tampoco lo peor de la época apócrifa de Ediciones B, tampoco estamos ante ninguna de las genialidades que han salido del lápiz de Ibáñez.

Para empezar, en la primera página ya vemos a santo de qué viene el título tan extraño que tiene el cómic. El "no-vel" del chino (no ver nada, claro), se aprovecha para hacer parodia de los famosos premios Nobel. La principal diferencia es que los "no-vel" se otorgan a aquél que se cargue más gente...

Otro chiste un poco "flojillo" es el del nombre del personaje... Al enterarnos de cómo se llama, yo creo que ya podíamos preveer el fácil chiste que nos íbamos a encontrar... Resulta que el chino se llama "Ten-go-pis". Y claro...
Hombre, no digo que el chiste pueda tener su gracia, pero es que, sinceramente, no me negaréis que era un poco previsible... Bueno, resulta que el tipo ese, cómo no, tiene también un sicario para hacer la faena "sucia". Un tal "ku-kal-acha"...
Otro de los chistes que podemos destacar es precisamente el dedicado al estereotipo que se forma en los cómics de Ibáñez sobre la forma de hablar de los chinos, que utilizan la "l" en vez de la "r". No voy a negar que estas situaciones me arrancaron una risilla...
Relacionado con esto, en la misma historieta hay un hecho que me llamó bastante la atención. Hablo del "esfuerzo" que tuvo que hacer Ibáñez (o quien fuera) para hacer que, en el último episodio, Ten-go-pis disfrazado en la T.I.A. tuviera que decir una tras otra frases sin poder pronunciar la "r" para no ser descubierto por alguien de la organización, ya que su intención es hacer gamberradas y contar mentiras para tratar de que los miembros de la T.I.A. se declaren la guerra entre ellos... Bueno, he encontrado hasta tres viñetas donde no usa la "r" para no ser descubierto:
Pero claro, tenía que llegar el momento donde metiera la pezuña, lógicamente, para ya empezar con el desenlace de la historieta:
Aún hasta el final hay nuevas meteduras de pata de Mortadelo y Filemón, como la del tipo que habla con "laele"... O bien el tipo ese gordo luchador de lucha libre que habla como un poco confuso...
A pesar de todo, y aunque puede parecer que lo estoy poniendo a parir, sinceramente, a mí no me pareció tan mal cómic. Le doy otro 6.

Antes de continuar con las cortas del final, quiero comentar alguna curiosidad más sobre esta historieta del premio No-Vel. Por ejemplo, decir que esta es una de las historietas en las que nuestro amigo (sí, el señor del mentón pronunciado) tiene más protagonismo. Aquí hace de jefe de personal en la T.I.A., y su función principal en esta historieta es que se mantenga la compostura entre el Súper y nuestros dos agentes. Ello origina unos buenos gags, tanto con ellos tres como con la Ofelia, que también interviene ahí. Pero a pesar de dedicarse a eso, vemos que nuestro personaje también pierde de vez en cuando la compostura, y esta vez no es por culpa de ninguno de los dos, sino por el chino. Sí, hay que tratar a los agentes con finura:
También, aunque pueda parecer un disfraz que Mortadelo le haya prestado a su jefe, es una mutación después de pasar por la "cámara de gérmenes desconocidos"...
Venga, vamos con las cortas. En primer lugar, "El can "dado"", en el que un chucho llamado "Dado" a causa de una de las gracias del Súper, se dedica a fastidiar a nuestros agentes con sus manías, cuando para lo que está es para perseguir maleantes. Las situaciones son divertidísimas y dejaré aquí un ejemplo:
Y luego, "El Troncho 90", una especie de serial, que son ocho páginas divididas en cuatro pequeños episodios de dos. Otra muestra más de las grandes obras de Ibáñez en los 70, así que no me enrollaré mucho más, y dejaré de nuevo otro ejemplo, esta vez del final de la historieta, un final que ya conocemos en cuanto a estructura:

¿Así que el tubito para guardar una quiniela, eh?
Una vez más, para mí, las cortas del final vuelven a superar a la larga. Próxima entrega, "El gran sarao".