domingo, 22 de noviembre de 2009

¿Llueve o no llueve?

Bueno, quiero hoy comentar algo sobre lo que me quedé con las ganas la semana pasada, al comentar la Tergiversicina. Es simplemente una muestra más de la falta de continuidad en las historietas de Ibáñez, lo único es que esta vez ocurre dentro de la misma historieta.

Situémonos: nos encontramos en el último episodio de la historieta. Aparece Mortadelo llevando un paraguas chorrenta que deja en la lengua tiesa del Súper al confundirla con una percha.+
Y en la página siguiente, nos encontramos con que Mortadelo y Filemón van ya a cumplir la misión, resulta que hace buen día...
Ya no sé si esto puede ser un despiste de Ibáñez, o que lo haya hecho conscientemente, como si en dos minutos hubiera cambiado radicalmente el tiempo. Porque recordemos que Mortadelo dice que está lloviendo a cántaros...

domingo, 15 de noviembre de 2009

Olé 007: La tergiversicina

Puede que ésta sea una de las historietas menos apócrifas de las largas que hemos mencionado hasta ahora aquí... Aun sin ser ninguna maravilla, La tergiversicina es una historieta divertidísima. Y la califico así porque los gags de los desastres causados por la tergiversicina despiertan carcajadas fácilmente.

El tema principal de la historieta es un nuevo experimento fallido del Bacterio. Un gas para que los mecanismos funcionasen mejor terminó siendo otro gas que lo hace funcionar todo a la inversa... Vamos, un caos. Pero un caos que despierta muchas risas...

Para empezar, nos encontramos con una pequeña introducción. Una sola página donde se explica un poquito lo que son las tergiversaciones... o también podemos llamarlos "malentendidos". Después podemos observar sus primeros efectos en la TIA. Sólo con la tergiversicina podrían explicarse hechos como éstos:
Ver cosas que pasan justo al revés de lo que consideraríamos normal, como mínimo, nos habrá llamado la atención a todos los que hemos leído la historieta. Por cierto, como curiosidad, en la imagen anterior, en la quinta viñeta podemos observar a nuestro amigo...
En este mismo episodio nos encontramos con uno de los gags escatológicos que se nos han hecho un poco más habituales en los últimos años... Un poco asquerosillo, pero bueno... No se repite demasiado a lo largo de la historieta, así que perdonaremos a Ibáñez.

Y es que los gags directamente relacionados con los efectos de la tergiversicina son muy abundantes. En el segundo capítulo, nuestros agentes tienen que ir a un hospital donde está ingresado el ladrón que robó la fórmula y los restos de gas de la tergiversicina... Si a esos efectos les sumamos la presencia de nuestros agentes, yo creo que podremos imaginar las cosas que llegan a pasar en el mencionado hospital... Y el final de este segundo episodio nos trae otra sorpresa: el tipo en el que se centran las trastadas de Mortadelo y Filemón resulta ser el cuñado del Súper. Así que la última viñeta es previsible. "¡Los encontraréeee!"

El tercer episodio es una nueva búsqueda del caco de la tergiversicina, esta vez visto en la calle del Nabo. Nueva oleada de gags de la tergiversicina, como por ejemplo cuando el Súper se echa gotitas en el oído para evitar la inflamación del ídem, y resulta que se le vuelven unos orejones de Dumbo... O cuando toman un coche y se ha tergiversado la dirección... Que por cierto, este último viene con una pequeña mención política, como se puede ver...

El cuarto episodio transcurre entre la TIA y el intento de Mortadelo y Filemón de llevar al Súper de llevar al hospital, porque éste se ha vuelto invisible a causa de la tergiversicina. Se supone que con un spray debían quitarle el bulto que tenía en la cabeza, pero en vez de eso se quedó el bulto y desapareció el Súper... Antes de eso podemos observar los efectos de la sauna que ha sufrido los efluvios de la tergiversicina previamente... En este episodio, se "olvidan" del caco y se centran en el Súper.

En el quinto episodio, Mortadelo y Filemón vuelven a la carga para intentar atrapar al caco. Esta vez, es en el aeropuerto. Sin duda, aquí lo más divertido es el momento en el que nuestros agentes cogen el avión... Yo, personalmente, cada vez que MyF cogen un avión me lo paso bomba... Y en esta ocasión tenemos el añadido de que al avión le ha afectado la tergiversicina... Divertidísimo, en serio.

Y en el último episodio, la localización es una estación de trenes, aunque en realidad la acción apenas transcurre allí. Me hizo gracia en especial la imagen que tenéis a la derecha... Y bueno, finalmente Mortadelo y Filemón, sí que atrapan al ladrón de la tergiversicina, gracias a un exterminador de insectos... Claro, en vez de eliminarlos hizo que se fortalecieran, y ya os podéis imaginar...

En cuanto al final de la historieta, bueno, tampoco es una novedad demasiado grande... El Súper abre una botella de whisky, que (qué casualidad, señores) estaba llena de tergiversicina... Y claro, todos convertidos en camellos (por la rectitud, imagino).

En general, como ya he dicho, es una historieta muy divertida. Los gags son para partirse de risa, y, según quién la lea, tanto gag relacionado con lo mismo le puede resultar repetitivo. Eso ya depende del lector y su exigencia. Pienso que quizá se pudo enfocar de otra manera la historieta, pero aun así me lo pasé muy bien. Un 7.

Luego de la larga, tenemos un par de historietas cortas de principios de los años 90, también bastante potables. La primera, "Los cegatos" en la que Rompetechos cobra bastante protagonismo, y nuestros agentes son las víctimas. Y luego, "Los superhéroes", en la que Mortadelo y Filemón tienen que demostrar que están ahí "desfaciendo entuertos" ya que para los demás los años pasan sin remedio...

Un buen Olé que tenemos entre manos. Próxima entrega, "La Gomeztroika". Hasta pronto.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Radovan Karadzic

Como esta última semana se ha vuelto a poner de actualidad el tema Radovan Karadzic (el juicio y demás), he querido recordar su aparición más famosa en Mortadelo y Filemón.
Por si alguien no la recuerda, el cómic en la que se encuentra esta aparición es "La prensa cardiovascular" (Olé 118). Aquí, Karadzic es el único responsable de la trama de las fotografías íntimas vendidas a la prensa... La historieta no acaba muy bien para él, ya veremos el juicio.