sábado, 2 de enero de 2010

Olé 009: El candidato

Feliz año 2010 a todos. Tengo que deciros que el calendario este de Mortadelo y Filemón me queda muy bien en la mesa...

Bueno, hoy toca el noveno Olé, de título "El candidato", año 1989 según la firma (yo diría que firma tampón, pero no os aseguro nada, no soy experto todavía). Porque además de estar en plena época de los apócrifos de Ediciones B, cuando uno lleva mucho tiempo leyendo, y muchos cómics leídos, se da cuenta de varias cosas, y este estilo de dibujo es distinto a los demás...

Lo que es la historieta en sí, aun sin ser una bazofia, tampoco es que nos podamos poner a tirar cohetes por leerla... Normalita, con algún gag gracioso, y en mi opinión, lo mejor está al final, el episodio del cabezón, del que luego hablaremos, fue el que más me gustó...

En cuanto al argumento, digamos que es un poquillo original. Resulta que el Súper se mete en política en esta historieta, y se va a presentar como candidato nada menos que a... ¡presidente del gobierno! ¿Alguien se imagina el país gobernado por el Superintendente Vicente? Más vale que vayamos huyendo todos... jejeje. Bueno, pues durante la historieta veremos la campaña política del Súper y de su rival, Marcelino Cascajo, que además intentará ponérselo difícil...

El primer episodio consta de una pequeña introducción de página y media, sobre cómo era la lucha por el poder a lo largo de la historia (de algo así hablaremos en el próximo Olé). Y así se nos presenta el Súper como candidato...
Antes de seguir, quiero destacar que, una vez más, al principio de cada episodio nos encontramos con un esquema bastante conocido por todos: Mortadelo y Filemón, consciente o inconscientemente hacen sentirse a la Ofelia molesta, rematando la faena el Súper, y como consecuencia, llevándose el peor golpe. Quizá la diferencia con otras ocasiones es que en esta interviene también el Bacterio.

Bueno, pues en este primer episodio, la intención del Súper es un poquito sucia, desbaratar los planes de su oponente mediante pinchazos en el teléfono. Vaya con el Súper, en vez de ganárselo él...

En el segundo episodio, un fotógrafo accede a hacerle una sesión al Súper por el asunto de la campaña electoral, para lo cual antes de eso pasa por un maquillador, que coge por ayudantes a Mortadelo y Filemón, así que podemos imaginar cómo acaba el asunto... Y finalmente, el fotógrafo hace la foto, pero en un momento poco oportuno, saliendo esto en el periódico:
En el tercero, se dedica a besuquear niños (lo malo es que Mortadelo le trae a uno con sarampión y Filemón a un caco bajito) y a hacer campaña por la calle, con la mala suerte de aparecer delante de una agrupación de expresidiarios apresados por la TIA...

En el cuarto, los dos candidatos van a dar mítines a los pueblos de la comarca, y Mortadelo y Filemón han de evitar que Cascajo se les adelante. En todas las ocasiones el perjudicado es el coche del Súper, como es normal en estos casos.

El quinto, es el típico episodio de protección al Súper, como muchos otros, e incluso hay historietas cortas con ese argumento. En este caso, se supone que sus adversarios políticos quieren eliminarle, así que nuestros agentes deben idear la manera de protegerle. Lo que pasa en estas ocasiones creo que ya lo tenemos todos más o menos claro así que no me detendré más.

En el sexto episodio, el corresponsal de un periódico accederá a la TIA para recopilar los datos para su campaña política, bajo el nombre de Jesau Dormida (evidentemente, referido a Jesús Hermida)... Sin embargo, entre Mortadelo, Filemón y una gitana que se cuela en la TIA confundiéndolos a todos, hacen que esa recopilación de datos termine, una vez más, en desastre.
Y el séptimo y último episodio, el del cabezón... Para la carrera final de la campaña, el Súper quiere que se vea su imagen por los aires, como un vulgar anuncio publicitario... Para eso el Súper ha hecho que diseñen un cabezón de látex para que lo paseen por la ciudad en una avioneta. Vamos, como los anuncios que veo yo año tras año en la playa...
Para finalizar, obviamente gana las elecciones Marcelino Cascajo. El Súper sólo obtiene un voto, el suyo. Hasta Mortadelo y Filemón le han traicionado... Otra vez será, Súper.

La verdad, creo que con un argumento así, se podría haber sacado mucho más partido a la historieta... Pero bueno, lo hecho, hecho está, así que no nos quejaremos más. Tengo que reconocer que con algunos pasajes de la historieta me he reído, así que el 5 se lo ha ganado.

Por último, las 16 páginas finales corresponden a otra historieta bastante floja, "El rescate botarate". En concreto, en este tomo Olé vienen el tercer y cuarto episodios (páginas 17 a 32). Como esta historieta ya la comentamos un poco cuando aparecieron los dos primeros episodios, (creo que fue en el Olé 6), no me extenderé más. Además, en estos dos episodios no hay nada que merezca la pena destacar en especial. Así que, la próxima entrega, será con el ansia de poder. Hasta pronto.

3 comentarios:

Mark dijo...

La verdad es que sí me dan un bocata de chorizo y un vaso de tintorro por el voto, puede contar con el mío también :D

Saludos

Raúl dijo...

Una parodia de la política que se queda muy en el intento, pero que me hizo reír más que otras aventuras de aquella época.

Chespiro dijo...

El dibujo de esta obra pertenece a Juan Manuel Muñoz, inconfundible.
El guion resulta uno de los más divertidos de todo el periodo negro, con gags memorables y escenas de equívocos bastante graciosas.